La Rioja

El Gobierno rumano supera una moción de censura tras retirar ley anticorrupción

El Gobierno de Rumanía superó ayer sin problemas la moción de censura que había presentado la oposición, tres días después de verse obligado a retirar un polémico decreto que reducía las penas por delitos de corrupción. «Espero que, a partir de hoy, podamos volver al trabajo», declaró el primer ministro, Sorin Grindeanu, antes de la votación parlamentaria, que los socialdemócratas y sus aliados sortearon al controlar casi dos terceras partes de los escaños del Parlamento.

El decreto que despenalizaba algunos delitos de corrupción y que finalmente fue retirado el pasado domingo llegó a sacar a las calles de Bucarest a unas 250.000 personas, una cifra inédita desde la caída del comunismo. La tensión en la calle refleja también la frialdad que se respira en la alta política del país, dividido entre un Gobierno socialdemócrata y un presidente, Klaus Iohannis, de centroderecha. El propio Iohannis instó al Ejecutivo a dimitir para «solucionar la crisis».

El presidente aumentaba así la presión contra el jefe del Partido Socialdemócrata (PSD), Liviu Dragnea, que pasa por ser el verdadero hombre fuerte del poder rumano.

Dragnea, que también preside la cámara de diputados, no pudo convertirse en primer ministro al impedírselo una condena a dos años de cárcel condicional por fraude electoral, y ahora está siendo juzgado por empleos ficticios. El controvertido decreto gubernamental para suavizar la ley anticorrupción habría solucionado sus problemas judiciales, según denuncian los opositores.

El martes por la noche, unos 3.000 manifestantes, según los medios, se congregaron delante de la sede del Gobierno, al grito de «¡día tras día, estaremos aquí!». Por su parte, los partidarios de los socialdemócratas, que cuentan con una sólida base electoral en las zonas rurales, también empezaron a movilizarse. Por cuarto día consecutivo, fueron convocados a manifestarse el miércoles delante del palacio presidencial, donde acusan al jefe de Estado de haber «sembrado la discordia» al incitar las protestas contra el Gobierno.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate