La Rioja

La alcaldesa de Roma lastra las posibilidades electorales del partido de Grillo

roma. «Con Virgina Raggi no ganamos para decepciones. La ciudad no ha mejorado en nada. Sigue hecha una porquería y, encima, tenemos a la alcaldesa envuelta en un escándalo judicial tras otro. Yo la voté con tantas ganas que casi rompo la papeleta al marcar con el lápiz su nombre, porque creía que con ella iban a cambiar las cosas, pero ahora no la elegiría por nada del mundo. A ver cuánto tardan en echarla». Fabrizio, un jubilado que trabajó durante años en los servicios de recogida de basuras del Ayuntamiento de la capital italiana, no esconde su decepción con la alcaldesa de Roma. No es el único: según los últimos sondeos, la mitad de los votantes que apoyaron a la candidata del Movimiento 5 Estrellas (M5E) en las elecciones municipales del pasado mes de junio elegirían ahora otra opción política.

En los poco más de siete meses pasados desde los comicios, Roma se le ha atragantado al M5E. La incapacidad del partido 'anticasta' italiano por ofrecer alguna señal de mejora en una ciudad que lleva décadas sumida en un nivel de abandono impropio de una capital europea tiene repercusiones que van más allá de la política municipal. A nivel nacional, el grupo fundado por el cómico Beppe Grillo va segundo en las encuestas a poca distancia del Partido Democrático y aspira a vencer en los comicios parlamentarios que podrían adelantarse y celebrarse antes del próximo verano, pero el desastre de Roma amenaza esas ambiciones.

Los problemas de Raggi se multiplican. Su último escándalo está motivado porque está siendo investigada por haber cometido un supuesto abuso del cargo al nombrar y triplicar el sueldo del anterior jefe de su secretaría política sin seguir l os trámites que manda la ley. Es el tercer episodio similar en que se ve implicada la regidora, que se defiende enseñando las flores que, dice ella, recibe en señal de apoyo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate