La Rioja

Grillo deja a Farage compuesto y sin grupo

Beppe Grillo, líder del Movimiento 5 Estrellas, durante un mitin en Turín. :: reuters
Beppe Grillo, líder del Movimiento 5 Estrellas, durante un mitin en Turín. :: reuters
  • El cómico Italiano trata sin éxito de unirse a la alianza liberal, en la que figuran también Ciudadanos, PNV y UPyD

No intenten comprender Europa, déjenlo. Ver para creer. Y ahora resulta que el antieuro y antisistema cómico italiano Beppe Grillo le ha dado plantón al socarrón eurófobo Nigel Farage y quiere formar coalición en el Parlamento Europeo con el más europeos de los europeos, el liberal belga Guy Verhofstadt, líder de ALDE (Alianza de los Liberales y Demócratas por Europa). Pero lo paradójico no es la oferta de mezclar agua y aceite, sino que la propuesta tenía visos de salir adelante, algo que al final se truncó a media tarde de ayer cuando Verhofstat vio que no tenía apoyos en su ejecutiva para sumar los 17 diputados del Movimiento 5 Estrellas (M5S) a sus 68 escaños. De haberse consumado, el partido 'antiestablishment' italiano se hubiera convertido en la principal formación dentro del grupo de los liberales, que pasarían a ser la tercera fuerza tras los populares (PPE) y los socialdemócratas (S&D).

¿Qué ha pasado? El Parlamento Europeo vive días frenéticos a la espera de conocer la semana que viene quién será su próximo presidente durante la segunda parte de legislatura, los dos años y medio que restan de mandato. La gran coalición entre populares (tiene 217 de 751) y socialistas (189) está hecha añicos entre otras cosas, por la negativa de los conservadores de permitir que el alemán Martin Schulz, encadenase su tercer mandato consecutivo, lo que le obligará a hacer las maletas y volver a su país para competir con la imbatible Angela Merkel. El PPE esgrimió que hay un pacto que dice que ahora les toca a ellos, pero lejos de plegarse, el S&D ha presentado a su jefe de filas en la Eurocámara, Gianni Pittella, para liderar la institución y competir con el popular, Antonio Tajani, también italiano. Guerra abierta.

El río de la gran coalición no es que ande revuelto, sino desbocado, como ha visto muy bien el siempre oportunista exprimer ministro belga Guy Verhofstadt, quizá el mejor orador del Parlamento Europeo. Viendo el negro panorama, ha decidido postularse como la candidatura de consenso de la triple alianza proUE. Sencillo: «Ni para ti ni para ti, para mí». No hay que olvidar que desde hace unos meses se ha convertido en el negociador jefe para el 'brexit', un movimiento interpretado en Londres como una declaración de guerra por su fobia a los eurófobos.

Verhofstadt necesita apoyos porque ahora ALDE es la cuarta fuerza de la institución tras los dos grandes y el Grupo de los Conservadores y Reformistas Europeos (ECR), liderados por los 'tories' británicos, que tienen 74 escaños frente a los 68 de los liberales. Así que si sumaban los 17 de las filas de Grillo, ALDE se haría con 85, lo que supondría más poder negociador y más dinero.

Pese a los deseos del belga, las voces críticas dentro del grupo liberal eran muchas y sonoras. Sin embargo, no hay que olvidar que ALDE se ha convertido en el gran cajón de sastre de Bruselas ya que en el caso español, por ejemplo, acoge en su seno a Ciudadanos, UPyD, PNV y la antigua Convergència. Sí, también agua y aceite. Verhofstadt quería sumar y sumar, y convenció a todos. Veremos ahora que pasa.

Líder supremo

Las bases del M5S concluyeron a mediodía de ayer el proceso de votación lanzado por Grillo para dar un giro de 180 grados en su estrategia tras comprobar los efectos del 'brexit'. Y como suele suceder en estos casos, la propuesta del líder supremo va a misa. El cómico quería ir con ALDE y así lo votó el 78% de sus bases, que se presuponen también antieuro...

Además de por su ego personal, la decisión de aceptar a los italianos por parte de Guy Verhofstadt conllevaba otro 'placer': ver cómo su gran enemigo, el eurófobo británico Nigel Farage, dejaría de tener grupo propio en la institución, lo que propiciaría un importante roto en las cuentas del UKIP, el partido independentista que lidera el grupo llamado Europa de la Libertad y de la Democracia Directa, que cuenta con 44 miembros e ingresó algo menos de 4 millones de euros el año pasado de los fondos de la Eurocámara. Para tener grupo hace falta al menos 25 escaños procedentes de siete países, así que al perder Italia, Farage, que ayer criticó con dureza a Grillo, se quedaría compuesto y sin grupo. Y pese al 'no' de ALDE, parece que se quedará, porque el M5S podría apostar ahora por el grupo mixto.