La Rioja

May decepciona al sector más 'probrexit' y envía a un diplomático a Bruselas

Tim Barrow, en sus tiempos de embajador en Moscú. :: efe
Tim Barrow, en sus tiempos de embajador en Moscú. :: efe
  • Tim Barrow, un antiguo embajador en Moscú sustituye a Ivan Rogers, que observa ideas «confusas» sobre la salida de la Unión Europea

El Gobierno británico nombró ayer a un diplomático, sir Tim Barrow, como su representante permanente ante la UE tras la dimisión de sir Ivan Rogers, que procedía del Ministerio de Hacienda. La decisión de Theresa May es una desilusión para los más entusiastas partidarios del 'brexit', que deseaban el nombramiento de una persona más política y públicamente comprometida con su objetivo.

Barrow era hasta ayer director político del Ministerio de Exteriores y como tal un íntimo colaborador de Boris Johnson, que lo elogió calurosamente. La diplomacia, durante su breve mandato, ha perdido la dirección de la política comercial, transferida a un nuevo Ministerio de Comercio Internacional, y ha tenido un papel desdibujado en la del 'brexit', coordinada por la primera ministra y en nuevo departamento para la Marcha de la UE.

El currículum profesional de Barrow es el de un diplomático con papeles diversos, como embajador en Moscú hasta 2015 y, hace más de una década, como primer secretario de la representanción británica en Bruselas. El dimitido Rogers había trabajado antes como secretario del comisario europeo Leon Brittan y en otros papeles diplomáticos en la UE, que le daban una mayor experiencia.

May parte con una hoja en blanco con este nombramiento. Nuevo embajador, pronta designación de quién será su segundo, pues la actual ocupante del puesto también se va de Bruselas, y una hoja de ruta, que presentará en los próximas días. Rogers confirmaba en una carta de despedida al personal de la embajada lo que ya se presumía: que no conocía los objetivos del 'brexit' ni la estructura de los equipos para la negociación que se iniciará al fin de marzo.

La tradición, a salvo

La carta de Rogers animó las críticas al Gobierno. En ella, el embajador cesante aludía a «pensamientos confusos», a falta de fluidez en la coordinación de los ministerios. May decidió crear dos nuevos ministerios relacionados con el 'brexit' cuando se hizo cargo del Ejecutivo y ha guardado con total privacidad el progreso de sus pensamientos sobre los objetivos o la estrategia a seguir.

El nombramiento de Barrow salvaguarda una de las tradiciones de la gobernación británica, en la que un cuerpo de altos funcionarios se mantiene en sus puestos más allá de los cambios en los partidos que ganan las elecciones. Este sistema provee a los reponsables ministeriales de cierta coherencia por la continuidad en las acciones de los gobiernos y de un conocimiento detallado de las áreas de su competencia.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate