La Rioja

Putin anuncia el alto el fuego en toda Siria

El Ejército sirio distribuyó ayer agua potable en barrios de Damasco, donde los rebeldes destruyeron o contaminaron los depósitos. :: Y. B. / efe
El Ejército sirio distribuyó ayer agua potable en barrios de Damasco, donde los rebeldes destruyeron o contaminaron los depósitos. :: Y. B. / efe
  • Rusia logra el acuerdo entre el régimen de El-Asad y la oposición moderada, del que quedan excluidos los yihadistas

El acuerdo para un alto el fuego en toda Siria a partir de la pasada medianoche, que se venía barruntando desde el miércoles, se confirmó por fin ayer. Lo dio a conocer a través de las cámaras de televisión el presidente ruso, Vladímir Putin, en compañía de los ministros de Defensa, Serguéi Shoigú, y Exteriores, Serguéi Lavrov. Se apunta así un importante triunfo diplomático frente a Occidente, cuyos representantes, especialmente Estados Unidos, no habían conseguido consolidar ninguna de las treguas pactadas hasta el momento.

«Un acontecimiento se ha producido hace algunas horas. Lo esperábamos desde hacía tiempo y hemos trabajado mucho para lograrlo», afirmó Putin al tomar la palabra. Explicó que «se han firmado tres documentos, el primero lo han suscrito el Gobierno sirio y la oposición armada para un alto el fuego que estará vigente en todo el territorio de Siria; el segundo se refiere a las medidas para verificar el cumplimento de la tregua y el tercer documento es una declaración de intenciones para iniciar negociaciones de paz que pongan fin al conflicto sirio». Como mediadores entre el régimen de Bashar el-Asad y los insurgentes han intervenido Rusia y Turquía.

El presidente ruso, no obstante, reconoció que «los acuerdos alcanzados son, sin lugar a dudas, frágiles. Exigen una especial atención y vigilancia». Por eso, Putin hizo un llamamiento a las partes implicadas en el conflicto a «participar activamente en las negociaciones previstas en la capital kazaja», Astaná, en fecha aún sin determinar pero previsiblemente en febrero. Habló de la necesidad de intensificar los contactos con Turquía, Irán y el régimen sirio, dejando claramente fuera a Estados Unidos y a las potencias europeas, a fin de «definir los pasos a dar conjuntamente para reforzar lo acordado».

Shoigú aseguró que el número de combatientes de la oposición moderada a Asad involucrados en la tregua son «más de 60.000». Según el ministro de Defensa ruso, con sus líderes «hemos mantenido conversaciones con mediación turca. Estos grupos controlan gran parte de las regiones centrales de Siria que están fuera del control de Damasco». Shoigú señaló que tales unidades rebeldes cuentan con tanques de fabricación soviética y rusa, T-55 y T-72, además de piezas de artillería.

El Ministerio de Defensa difundió ayer la lista de grupos opositores que participan en el acuerdo de alto el fuego. Son siete en total: Felak al-Sham, Ahrar al-Sham, Jaish al-Islam, Suvar agi-Sham, Jaish al- Mujaidin, Jaish Idlib y Jabhat al-Shamia. La Coalición Nacional Siria, principal órgano político opositor en el extranjero, ha pedido a todas la partes que se unan a la tregua.

Secundar el acuerdo

El Ejército Libre Sirio, según ciertas fuentes, secundará el acuerdo. Uno de sus portavoces, Osama Abu Zeid, declaró ayer en Ankara que el alto el fuego debe incluir a todas las facciones beligerantes en el país árabe salvo al Estado Islámico. En su opinión, no es probable que Turquía acepte la inclusión de las Unidades de Protección Popular kurdas ni Rusia la del Frente de la Conquista de Levante, al que considera terrorista.

Sin embargo, Putin y su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, acordaron ayer por teléfono que los dos grupos en relación con los cuales no se aplicará la tregua son solamente el autoproclamado Estado Islámico y la sección local de Al-Qaida, el Frente al-Nusra. Shoigú, por su parte, dejó claro que los destacamentos armados que no respeten el alto el fuego serán considerados terroristas y se les aplicará el mismo tratamiento que a los yihadistas.

Durante el encuentro televisado que Putin presidió ayer habló también Lavrov para informar que Moscú se propone invitar a Arabia Saudí, Catar, Egipto, Jordania e Irak a participar en la cumbre de Astaná y a sumarse a los esfuerzos para lograr la paz en Siria. El jefe de la diplomacia rusa dijo también que «por supuesto, invitaremos a representantes de la ONU. Eso permitirá garantizar la continuación del proceso político teniendo en cuenta los marcos establecidos en la resolución 2254 aprobada por el Consejo de Seguridad», en diciembre de 2015, y también el acuerdo de Ginebra de 2012 entre el Gobierno sirio y la oposición. Lavrov aseguró que los documentos firmados ayer por Damasco y la oposición han sido ya enviados al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Putin anunció ayer también una nueva reducción de las fuerzas rusas en Siria. Sostuvo que, según la propuesta hecha por Defensa, «estoy de acuerdo en reducir nuestra presencia militar en Siria, pero teniendo en cuenta que continuaremos luchando contra el terrorismo».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate