La Rioja

Obama reabre la Guerra Fría con Rusia

Putin y Obama, en China, donde el presidente de EE UU dice que exigió a su colega ruso que cesaran los ataques informáticos. :: A. D. / efe
Putin y Obama, en China, donde el presidente de EE UU dice que exigió a su colega ruso que cesaran los ataques informáticos. :: A. D. / efe
  • Devuelve a Moscú a 35 'ciberespías', lo que el Kremlin considera ilegal y anuncia que responderá de manera recíproca «aunque sin prisas»

Cuando Barack Obama dijo hace dos semanas que tomaría represalias contra Rusia por sus injerencias electorales «en la forma y el momento que elijamos», muchos se rieron de él. ¿Es que no se daba cuenta de que es un 'pato cojo' al que sólo quedaban entonces poco más de un mes en el poder? Obama no reacciona públicamente a esas ofensas, ni responde por Twitter, pero ayer dejó callados a quienes dudaban de su poder. El Gobierno americano ha anunciado la expulsión de 35 rusos que trabajan en EE UU para los servicios secretos de su país, a los que declaró 'personas no gratas' y dio 72 horas para abandonar suelo estadounidense.

Era sólo una de las medidas del paquete que, según dijo con aire misterioso en esa entrevista con NPR, «algunas de las acciones serán explícitas y públicas, y otras no». La Casa Blanca ha estudiado cuidadosamente los límites legales de la orden ejecutiva que le permite tomar estas medidas para asegurarse de que se ajusta a las circunstancias y no podrá ser derogada por el nuevo presidente entrante, Donald Trump, que incluso pone en duda las conclusiones de la CIA y el FBI, que culpan a Rusia de los pirateos informáticos que sufrió la campaña de Hillary Clinton y el Partido Demócrata.

«Tenemos que seguir adelante con nuestras vidas», desmitificó el miércoles Donald Trump cuando le preguntaron cuál sería la mejor forma de responder a la injerencia rusa. «Creo que los ordenadores nos han complicado mucho la vida. Toda esta era digital hace que nadie sepa de verdad qué es lo que está pasando. Tenemos velocidad y un montón de cosas, pero no estoy seguro de que tengamos la clase de seguridad que necesitamos».

Amenaza inaceptable

Rusia es el frente que Trump más aristas tiene en su relación con el Congreso, de mayoría republicana. Los legisladores han abierto una investigación y han solicitado testimonios para aclarar lo que consideran una amenaza inaceptable.

Con todo, el analista militar Mark Hertling, antiguo comandante de las fuerzas armadas estadounidenses para Europa, reconoció ayer en CNN que «si bien los rusos se han pasado de la raya, la verdad es que nosotros también lo hacemos». Los expertos admiten que la actuación rusa en las elecciones estadounidenses no es diferente de la que tuvieron en 2007 con las elecciones de Estonia, pero meterse con las estadounidenses es algo que Washington no puede permitir. Al menos durante el Gobierno de Obama.

El Departamento de Estado aclaró que las medidas adoptadas respondían también al acoso que han sufrido los diplomáticos estadounidenses en Moscú en los últimos cuatro años, «que se ha incrementado significativamente en los últimos doce meses». Eso incluye, según detalló, detenciones arbitrarias por parte de la policía, asaltos físicos, exponer sus identidades en la televisión pública, forzar el cierre de 28 programas culturales de la embajada estadounidense, bloquear la construcción de un nuevo consulado y prohibir el establecimiento de un perímetro de seguridad en torno a sus instalaciones.

«Todos los estadounidenses deberían estar alarmados por las acciones rusas», dijo Obama desde Hawái al anunciar sanciones contra nueve entidades e individuos de la inteligencia rusa y tres empresas que le sirven. Además, el Departamento de Estado ha cerrado dos instalaciones rusas en Maryland y Nueva York, el Tesoro ha acusado a dos rusos de apropiarse fondos e identidades informáticas y el FBI ha desclasificado un informe de trece páginas sobre «las actividades cibernéticas maliciosas de la inteligencia civil y militar rusa», además de poner entre los más buscados la foto de los piratas informáticos identificados.

Rusia no tiene prisa en responder, ha dicho el portavoz de Vladimir Putin, Dmitri Peskov, «pero no tenemos más alternativa que utilizar medidas recíprocas». Moscú considera que las acciones de EE UU son «ilegales de acuerdo a las leyes internacionales». Como burla, la embajada rusa tuitéo una caricatura de un pato que ridiculiza el poder de Obama, a tres semanas de que acabe su mandato.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate