La Rioja

La Fiscalía alemana libera al tunecino al que consideraba el «contacto» de Anis Amri

berlín. La Fiscalía federal alemana puso ayer en libertad al tunecino de 40 años que había sido detenido el día anterior bajo sospecha de ser un «contacto» de Anis Amri, el presunto autor del atentado contra un mercado navideño de Berlín, tras comprobarse que «no existía tal relación» entre ambos. Una portavoz de la Fiscalía comunicó esta decisión e informó de que Amri efectivamente pasó por Holanda y Francia antes de llegar a Italia, donde fue abatido por una patrulla de la Policía de Milán.

La detención del tunecino tuvo lugar el miércoles, al comprobarse que su número de teléfono había quedado grabado en el móvil de Amri que la Policía encontró en el camión con el que el terrorista irrumpió el pasado día 19 en el mercado navideño de Berlín, donde causó doce muertos y medio centenar de heridos. Sin embargo, la portavoz de la Fiscalía no aclaró el motivo por el que aparecía ese número en el teléfono del terrorista. Según medios alemanes, Amri había estado enviando mensajes de texto y fotos, presuntamente a otros radicales, hasta diez minutos antes del atentado, extremo no confirmado por las autoridades.

La Fiscalía sí confirmó la autenticidad de un vídeo difundido tras el ataque, en el que Amri se declara seguidor de la organización yihadista Estado Islámico (EI). La persona que aparece en la grabación, realizada en un barrio de Berlín, es efectivamente el presunto autor del atentado, indicó la portavoz. También aseguraron ayer que el camión utilizado en el atentado se detuvo tras recorrer 70 u 80 metros por el mercadillo al accionarse el sistema automático de frenos de bloqueo.

Las autoridades tratan ahora de establecer si el arma con la que Amri disparó contra un agente en Italia, tras ser requerido a identificarse, es la misma que la empleada en el atentado de Berlín. El conductor polaco del camión utilizado para el ataque murió por disparos de una pistola de pequeño calibre, recordó la portavoz de la Fiscalía, lo que ocurrió «poco antes del atentado». Sin embargo, hay que esperar a los resultados de las pruebas balísticas realizadas en Milán y en Berlín para establecer si se trataba de la misma arma.