La Rioja

25.000 civiles huyeron de Alepo desde el sábado. :: G. O. / afp
25.000 civiles huyeron de Alepo desde el sábado. :: G. O. / afp

La soledad opositora acerca Alepo a El-Asad

  • La ONU reclama a las partes que se proteja a los civiles antes de que el este de la ciudad siria «se convierta en un gigantesco cementerio»

jerusalén. Naciones Unidas agota los calificativos para definir la situación de los civiles en el este de Alepo, pero nadie escucha unas palabras convertidas en súplicas después de cuatro meses de cerco y la última ofensiva de las fuerzas leales al presidente Bashar el-Asad, que ha obligado a huir a 25.000 personas desde el sábado. Un éxodo arriesgado en lugares como Jubb al-Qubbeh, donde al menos 26 personas perdieron la vida bajo el fuego de la artillería del Ejército cuando trataban de salir, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Las imágenes difundidas por los equipos de rescate volvieron a mostrar la cara más sangrienta de la batalla por Alepo. «Por razones humanitarias llamamos, rogamos a las partes y a quienes tienen influencia que hagan todo lo que esté a su alcance para proteger a los civiles y se permita el acceso a la parte sitiada del este de Alepo antes de que se convierta en un gigantesco cementerio», dijo Stephen O'Brien, el subsecretario general de la ONU para asuntos humanitarios.

La Coalición Nacional Siria (CNFROS), órgano político opositor en el exilio que cuenta con el apoyo de Occidente, fue más allá que la ONU y pidió al presidente de EE UU, Barack Obama, que intervenga para detener las masacres «cometidas por el régimen y las tropas rusas», pero hace meses que ni Washington, ni Turquía, ni los países del Golfo, los aliados tradicionales de los opositores al régimen, apoyan a unos grupos armados cuyas defensas se desmoronan. Esta falta de ayuda externa explica el cambio radical de la situación en Alepo e inclina la balanza del lado de El-Asad, cuyos apoyos exteriores, Rusia e Irán, se mantienen firmes.

Derecho de veto

Francia y Reino Unido convocaron una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad, pero allí el líder sirio cuenta con el derecho a veto de Rusia, que desde el inicio de la guerra ha bloqueado cualquier decisión negativa para los intereses de Damasco. El Ejército avanza y, tras la reconquista de tres distritos esta semana, combate ahora por hacerse con Al Sheij Said, en el sureste de Alepo, según la agencia de noticias oficial Sana.

Las fuerzas sirias desconfían de los civiles que escapan ahora, después de cinco años viviendo en el lado opositor, y el OSDH denunció la detención e interrogatorio de cientos de personas. Una fuente militar consultada por Reuters matizó que se comprueban las identidades de quienes abandonan las zonas bajo control rebelde para detectar a milicianos.