La Rioja

La globalización dispara los populismos

Carteles electorales del ultraderechista austriaco Norbert Hofer, 'retocados' por sus detractores. :: heinz-peter bader / reuters
Carteles electorales del ultraderechista austriaco Norbert Hofer, 'retocados' por sus detractores. :: heinz-peter bader / reuters
  • Un amplio estudio muestra el efecto del miedo a la economía mundializada entre los ciudadanos de nueve países europeos

berlín. El éxito de los partidos nacionalistas de derechas y populistas en muchos países europeos se debe al miedo de sus simpatizantes al proceso internacional de la globalización y el temor a verse marginados o perjudicados por él. A esa conclusión llega un estudio realizado por la Fundación Bertelsmann en base a un cuestionario a 15.000 personas de nueve países del Viejo Continente, entre ellos España.

«Son sobre todo los miedos a la globalización los que conducen a algunas personas a alejarse de los partidos clásicos y a apoyar a las formaciones populistas», explican las autoras del análisis, Catherine de Vries, de la Universidad de Oxford, e Isabell Hoffmann, jefe de proyectos de la Fundación Bertelsmann. Bajo el título '¿Miedo a la globalización o conflicto de valores? / Quién en Europa vota a partidos populistas y por qué', el trabajo de 38 folios subraya que cuanto más bajo es el nivel educativo, menores los ingresos y mayor la edad de los encuestados, más grande es la posibilidad de que consideren la globalización como una amenaza.

Aunque todavía una mayoría (55%) de los europeos considera que la globalización, la integración del planeta, supone una oportunidad, hay también un 45% que la siente como una amenaza. Apreciables son las diferencias entre los distintos países. El miedo a la globalización es especialmente elevado en Austria (55%) y Francia (54%), mientras que en España (39%), Italia (39%) y Gran Bretaña (36%) es mucho más bajo. Otros países como Alemania (45%), Holanda (40%) o Hungría (47%) se sitúan en el medio de la tabla. La formación y la clase social tienen un papel relevante. Un 47% de los encuestados que dicen pertenecer a la clase trabajadora temen el proceso de integración internacional, por tan solo un 37% de quienes se consideran miembros de la clase media. El miedo aumenta también con la edad. Los más jóvenes son los más optimistas. Solo el 39% de los menores de 25 años teme a la globalización, número que aumenta hasta el 43% en el tramo 26-35 años y al 47% a partir de esa edad y hasta los 65 años.

El estudio diferencia esos temores también entre los habitantes de la ciudad (42%) y los del campo (51%), mientras que en cuanto al sexo no hay prácticamente diferencias entre hombres y mujeres.

Pero más interesantes aún son las diferencias de opinión entre quienes consideran la globalización una amenaza y quienes ven en ese proceso una oportunidad. El 47% de los primeros quiere abandonar la Unión Europea, mientras el 83% de los segundos defiende la permanencia. Un 40% de los primeros desea más integración, frente al 60% de los segundos. Y solo un 38% de quienes tienen miedo se muestran satisfechos con la democracia, mientras el 53% de los optimistas están contentos con esta forma de gobierno. Además, el 57% de los primeros se queja de la alta presencia de extranjeros en sus países, frente al 40% de los segundos. Curiosamente, la mayoría, un 55%, de los que consideran la globalización una amenaza no tiene contacto alguno con extranjeros.

Nacionalismo de derechas

En cuanto a la intención de voto de quienes temen el fenómeno internacional, el estudio deja claro que la tendencia es clara hacia el populismo de derechas. Miedo a la globalización tiene el 78% de los votantes de la Alternativa para Alemania, el 76% de los electores del Frente Nacional en Francia, el 69% de los seguidores del nacionalista Partido Liberal Austríaco, el 61% del Fidesz húngaro o el 58% del PiS polaco, aunque curiosamente solo el 50% de los euroescépticos del UKIP británico. Cifras que además son las más altas de sus respectivos países.

También hay electores de partidos de izquierda o populistas de izquierda que se sienten amenazados por la globalización, pero en menor medida que en el caso de las formaciones nacionalistas de derechas. Es el caso del 58% de los seguidores del Front Gauche galo o el 54% de La Izquierda en Alemania. Podemos en España, con un 43% de sus electores que declaran temer miedo al fenómeno internacional, es con diferencia el más bajo entre estas formaciones a nivel europeo, pero también el más alto a nivel nacional. El miedo a la globalización en España se reduce según el espectro político avanza hacia la derecha. En el caso del PSOE declaran tenerlo el 42% de sus electores, frente al 32% de los seguidores de Ciudadanos o el 30% de quienes votan al Partido Popular.