La Rioja

El presidente electo de EEUU reitera que acabará con el acuerdo de Obama con Cuba

De todas las promesas de las que Donald Trump se desdice o matiza, la de anular los acuerdos que han permitido el deshielo de las relaciones entre EE UU y Cuba no parece ser una de ellas. Sus asesores la reiteraron en las horas que siguieron a la muerte de Fidel Castro, que el propio Trump recibió con una exclamación de júbilo en Twitter. Ayer, por el mismo medio, el presidente electo reiteró que «si Cuba no está dispuesta a hacer un trato mejor para el pueblo cubano, el cubanoamericano y EE UU al completo, yo acabaré con el trato».

Su director de comunicación Jason Miller explicó que los términos del acuerdo que pretende cambiar se refieren a «la liberación de prisioneros políticos, el retorno de los fugitivos de la ley estadounidense (calculados en 70) y la libertad política y religiosa para todos los cubanos que viven oprimidos».

Su determinación fue aplaudida por la parte más recalcitrante del exilio cubano, encarnada en el Congreso por los hermanos Díaz Balart, cuya tía fue la primera esposa de Fidel Castro. El mayor, Lincoln, aseguró que Trump le ha devuelto «la esperanza de que los regalos unilaterales del gobierno de Obama a los enemigos de EE UU cesen a partir del 20 de enero».