La Rioja

«En el Parlamento italiano hay animales más peligrosos que en la jungla»

Alessandro di Battista,
durante un mitin a
favor del 'no' en la
localidad de Nettuno.
:: efe
Alessandro di Battista, durante un mitin a favor del 'no' en la localidad de Nettuno. :: efe
  • Hombre fuerte del partido de Grillo, la formación aspira a derrotar a Renzi en el referéndum del próximo domingo

  • Alessandro di Battista Diputado del Movimiento 5 Estrellas

Alessandro Di Battista (38 años) aparece por un pasillo de las oficinas de la Cámara de los Diputados en camisa y con la mano tendida hacia el periodista. Saluda con una sonrisa y en perfecto español, aprendido durante sus años como cooperante en Guatemala, pero pone un gesto de dolor cuando le estrechan la mano. «Voy en moto a todos lados y tuve precisamente que caerme cuando daba un paseo en bici», dice. «¡Son estigmas!», bromea con una compañera del Movimiento 5 Estrellas (M5E) que se asusta al ver las vendas que le ciñen las palmas de las manos. Cambia el tono cuando empieza a hablar del referéndum constitucional del próximo domingo, la consulta con la que el primer ministro, Matteo Renzi, dice que mejorará la gobernabilidad del país, pero que el M5E ve como una posibilidad para tumbar al Gobierno.

De momento las expectativas son inmejorables para el movimiento fundado por el cómico Beppe Grillo: las encuestas prevén la victoria del 'no' en el plebiscito y colocan al M5E por encima en intención de voto del Partido Democrático (PD, la formación de Renzi). Di Battista pide que se le presente como un simple diputado, pero sería subestimarlo: es uno de los pesos pesados del M5E y está llamado a desempeñar un papel protagonista en el 2017 si, como parece, Renzi fracasa en el referéndum e Italia se sumerge en una nueva crisis política.

-¿Le da miedo que Obama y Merkel apoyen a Renzi en el plebiscito?

-No me da miedo, me confirma que algunos grupos de presión tienen fuertes interés en el 'sí'. Ya salieron con sus solicitudes hace un par de años. Recuerdo un documento de JP Morgan en el que estaba escrito que los países del sur de Europa, también España, tenían que cambiar sus Constituciones, porque todavía tienen un fuerte acento en los derechos sociales. La batalla política que hay en el mundo hoy no es entre derecha e izquierda, sino entre soberanía y grandes grupos de intereses que quieren a través de la 'partitocracia', mandar a pueblos que tienen cada vez menos derechos.

-¿No está de acuerdo en que la reforma constitucional traerá una mayor gobernabilidad con el fin del bicameralismo perfecto ya que el Senado pasará a tener una labor testimonial?

-A los senadores, que no serán elegidos por los ciudadanos, les van a entregar el poder de votar leyes europeas y los futuros cambios de la Constitución. Ellos dicen que el problema es la agilidad de las instituciones, pero es una mentira. Italia tiene de 100.000 a 150.000 leyes, Francia tiene poco más de 7.000 y Alemania 5.000. El problema es que tenemos demasiadas leyes y que son malas. El Parlamento ha aprobado todo lo que le ha pedido Renzi. Ese argumento de la gobernabilidad es una mentira. La ley Fornero sobre las pensiones pasó en 19 días. Cuando les conviene el proceso es muy rápido. No se va a eliminar el bicameralismo perfecto, se va a a transformar en un bicameralismo caótico.

Cambiar Europa

-Renzi ha ligado su continuidad al éxito del referéndum. ¿Serían tan negativos con la reforma si no fuera una oportunidad para tratar de quitarse de encima al primer ministro?

-Renzi es un títere en manos de quienes lo han puesto ahí, como antes pusieron a Enrico Letta, Mario Monti o Silvio Berlusconi. Los bancos han puesto a sus hombres o han contratado a políticos retirados a cambio de leyes.