La Rioja

Su regreso a la política alemana da esperanzas a los socialdemócratas

En la misma medida en la que Bruselas lamentaba la marcha de uno de sus europeístas más relevantes, sus correligionarios socialdemócratas en Alemania celebraron el retorno a la política nacional de Martin Schulz después de mas de veinte años de ausencia. El anuncio de que encabezará la lista del SPD para los comicios de otoño de 2017 al Bundestag, el parlamento federal, por el estado federado de Renania del Norte-Westfalia, el mas populoso del país, supone una inyección de ánimo para la mas histórica de las formaciones políticas alemanas, sumida desde hace años en un profundo bache de popularidad que la mantiene estancada en intención de voto, a diez puntos de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller federal, Angela Merkel.

Los sondeos mas recientes sitúan ahora al SPD aún más abajo, con poco mas de un 20% de votos potenciales. Para Hannelore Kraft, la jefa del Gobierno de dicho estado federado, el retorno de Martin Schulz es poco menos que una bendición, ya que «aportará una enorme experiencia y una gran pasión a la política alemana».

La decisión del todavía presidente del Parlamento europeo «es una mala noticia para Europa y una buena para Alemania», dijo a su vez el presidente del SPD, vicecanciller federal y ministro de Economía, Sigmar Gabriel. Sin embargo, el regreso de Schulz está lleno de incógnitas en lo que se refiere a su futuro en la política nacional. Con motivo de la nominación por los partidos de la gran coalición para la Presidencia de Alemania del titular de Exteriores, el socialdemócrata Frank Walter Steinmeier, Martin Schulz no sólo expresó su deseo de sucederle al frente de la diplomacia germana cuando deje su actual cargo en febrero, sino incluso de liderar la campaña para derrocar a Merkel y ocupar su lugar en la Cancillería.