La Rioja

Las FARC se niegan a hablar con Uribe, que rechaza el nuevo acuerdo

  • Los líderes de la guerrilla viajan a Bogotá y apremian al Gobierno colombiano a firmar y poner en práctica el texto modificado del pacto

la habana. La plana mayor de la guerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) viajó a Bogotá para firmar esta misma semana el nuevo acuerdo de paz alcanzado con la delegación del Gobierno tras varias sesiones maratonianas de la mesa de La Habana y que incluye la mayoría de las propuestas de quienes defendieron -con éxito- el 'no' en el reciente referéndum. Pese a ello, si depende del máximo opositor, el expresidente Álvaro Uribe, tampoco ahora habrá acuerdo. Uribe se tomó su tiempo para reunirse con el equipo negociador del presidente Juan Manuel Santos. Lo hizo el lunes sin alcanzar ningún consenso. Insistió en que el nuevo pacto deberá ser sometido a referéndum y reclamó una reunión con las FARC que éstas rechazaron.

Santos y las FARC coinciden en la necesidad de poner en práctica el acuerdo cuanto antes. El primero vinculó ayer las últimas muertes de dos guerrilleros y cinco líderes sociales a no haber puesto fin al conflicto. «He ordenado intensificar, con urgencia y también con más eficacia todas las medidas para acelerar la implementación», particularmente en las zonas más afectadas por el conflicto con objeto de proteger a líderes comunales y defensores de derechos humanos, indicó.

Paralelamente, según el presidente del Senado, Mauricio Lizcano, «vienen buenas noticias para el país por parte del Gobierno. Se abre camino la propuesta nuestra de refrendar en el Congreso el acuerdo. Ya los tiempos y cómo se haría es una cuestión que estamos discutiendo». Opinó que un nuevo plebiscito generaría mayor polarización, lo que sería perjudicial para la nación.

Las FARC, que adelantaron no disponer de más margen para seguir modificando el acuerdo, rechazaron la posibilidad de encontrarse con Uribe y los otros defensores del 'no'. 'Pablo Catatumbo', uno de los miembros del secretariado de la guerrilla, expresó en su cuenta de Twitter que Uribe «malgobernó» durante su mandato y «nunca quiso la paz sino la derrota de las FARC. Dilatar no». Respondía así al ofrecimiento de Uribe del domingo: «Tenemos toda la disposición de dialogar con el Gobierno y las FARC sobre las modificaciones en los temas referidos. Para este diálogo proponemos aprovechar la presencia en Bogotá de los líderes de la FARC».

Reforma agraria y propiedad

Una vez más, el jefe de la delegación gubernamental, Humberto de la Calle, explicó uno a uno «los cambios, ajustes y precisiones realizados» en el texto. Entre ellos destacan que las FARC entregarán un inventario de bienes con los que repararán a las víctimas; la inclusión de la agroindustria y del turismo como parte de las soluciones para la reforma agraria integral del campo y la garantía del derecho a la propiedad privada.

Asimismo, «se excluyó explícitamente a las FARC de la posibilidad de presentar candidatos en las circunscripciones especiales para la paz», dijo De la Calle, y «se redujo la financiación del partido que surja de las FARC».