La Rioja

Un nuevo escándalo de corrupción sacude al Gobierno de Brasil

buenos aires. Un nuevo Un nuevo escándalo de corrupción estalló en el corazón del gabinete de Michel Temer y amenaza con la separación del cargo del poderoso ministro jefe de la Secretaria de Gobierno de Brasil, Geddel Vieira Lima. La Comisión de Ética de la presidencia aprobó ayer por mayoría la propuesta de investigar si hubo una conducta impropia del político.

Todo comenzó el pasado día 18 con la intempestiva renuncia del ministro de Cultura, Marcelo Calero. El diplomático de carrera denunció públicamente que Vieira Lima lo conminaba a aprobar un proyecto inmobiliario en una zona cercana a Salvador de Bahía que está bajo control del Instituto de Patrimonio Histórico Nacional. El secretario de Gobierno tiene allí un inmueble.

Ese mismo día Temer aceptó la renuncia de Calero. Durante el fin de semana, el exministro reveló que, en distintas oportunidades, Vieira Lima le pidió que apruebe el proyecto, le sugirió que si no salía adelante pediría la cabeza del titular del instituto y lo amenazó también con hablar del tema con el presidente.

Consultado por la prensa, el secretario de Gobierno admitió haberse reunido con Calero para hablar del proyecto. También reconoció que tiene un inmueble en la zona, pero siempre negó haberlo ejercido presión y aseguró que estaba «tranquilo».

Tremer, preocupado

Temer no quiso comentar el asunto y, por medio de sus colaboradores, solo trasladó a la prensa que va a esperar las repercusiones del caso antes de tomar una decisión como la de desprenderse de un colaborador clave. Según el secretario de Inversiones, Moreira Franco, el presidente está «abatido» y «muy preocupado» por la denuncia de Calero.

Entretanto, la Comisión de Ética se reunió ayer y por cinco votos sobre siete aprobó una propuesta de investigar a Vieira Lima. Sin embargo, el proceso se retrasará hasta diciembre a pesar de que, inicialmente, ya se ha detectado un conflicto de intereses.

En una semana clave en la que el Senado debe tratar un polémico proyecto de enmienda constitucional para poner un techo al gasto público por veinte años, el 'caso Geddel' complica al Gobierno de Temer que intenta poner en marcha un plan de austeridad.