La Rioja

Se inicia el juicio por el asesinato de la diputada británica Jo Cox

Familiares de Jo Cox llegan a los juzgados de Old Bailey. :: Efe
Familiares de Jo Cox llegan a los juzgados de Old Bailey. :: Efe
  • El autor del crimen, cometido en vísperas del referéndum del 'brexit', seguía en internet al Ku Klux Klan y a grupos neonazis

El presunto asesino de la diputada laborista Jo Cox tenía «motivos políticos e ideológicos», había visitado la víspera páginas de internet con informaciones sobre el Ku Klux Klan y otros grupos supremacistas y antisemitas y gritó «'Britain' es lo primero, esto es por 'Britain', 'Britain' tiene que ser lo primero» cuando acuchilló a su víctima, a la que también disparó dos veces. 'Britain' es un término que define a Reino Unido.

El juicio a Thomas Mair, en el que se aplicará la legislación contra el terrorismo, comenzó ayer. El marido de Cox, Brendan, publicó el domingo en Twitter un mensaje en el que advertía sobre las consecuencias negativas de lo que ocurrirá en las próximas tres semanas: «Ahora que comienza el juicio, animaría a todos a recordar la vida de Joe y aquello que defendió, y no la manera de su muerte».

La atención en los días de la vista judicial se centrará en los testimonios de los detectives que investigaron el suceso, de los testigos y del acusado, Thomas Mair, de 53 años, residente en Birstall con un historial de trastornos mentales y que acudió en los días anteriores al crimen a la misma biblioteca pública en la que Cox atendía a sus electores y donde fue asesinada en junio, una semana antes del referéndum europeo.

Ayer, el fiscal Richard Whittam expuso las líneas generales de la acusación. Presentó un retrato de Mair como alguien que tenía en su casa publicaciones de grupos nazis y racistas y que buscaba en internet, en los ordenadores de la biblioteca, información adicional. También la buscó sobre William Hague, exministro conservador de Exteriores, diputado por una localidad próxima, partidario como Cox de la permanencia en la UE, o Ian Gow, confidente de Margaret Thatcher, asesinado por el IRA irandés.

El fiscal también describió las circunstancias del crimen. Cox llegó a la biblioteca con dos asistentes cuando fue atacada con un cuchillo por la espalda. El asesino dio sus gritos patrióticos a quienes le increpaban antes de disparar a la víctima con una pistola y acuchillarla de nuevo, quince veces en total. También acuchilló a un jubilado de 77 años, Bernard Carter-Kenny, que se interpuso.

«Somos independencia británica, haced que 'Britain' sea independiente», habría dicho a una de las asistentes que le golpeó con un bolso. La primera frase llevó a que se le asociase con un grupo nacionalista, Independencia Inglesa. Cuando la Policía le detuvo unos minutos después, se definió como 'un activista político'. Mair se ha declarado inocente de la acusación de asesinato.