La Rioja

Palin y Conway, primeras mujeres en las quinielas

Los mentideros políticos de Washington bullían ayer con los nombres de los posibles ministros de Trump. Se consolidaban algunos de los candidatos apuntados ya el mismo miércoles y aparecían en las quinielas nuevas caras. Como novedad, dos mujeres: Kellyanne Conway y la antigua aspirante a la vicepresidencia Sarah Palin.

Conway lleva buenas cartas en esta mano, ya que ha sido la jefa de campaña del vencedor. Merecedora, pues, de la máxima confianza del magnate, ella misma se encargó ayer de confirmar la oferta del jefe para formar parte de su equipo. Y aún más: pareció anticipar su aceptación al reaccionar con firmeza y rapidez a una información de NBC News según la cual habría declinado la invitación para dedicarse a sus negocios. «¡Falso! -escribió ofendida en Twitter- ¿No será que quien lo dice quiere ocupar el puesto que me han ofrecido?».

La segunda mujer en danza es Sarah Palin, compañera de 'ticket' de John McCain cuando éste perdió con Obama en 2008, impulsora del Tea Party, abanderada de ideas ultraconservadoras sobre la familia y ella misma madre de una inefable familia. Apunta -se dice- a ministra de Interior.

Por lo demás, repiten en los pronósticos el exalcalde Giuliani para Justicia y Mnuchin para el Tesoro. A Gingrich le han salido rivales como hipotéticos secretarios de Estado: el exembajador ante la ONU John Bolton y el senador por Tennessee Bob Corker. Y se habla ahora del legislador Jeff Sessions para Defensa, donde el día anterior se colocaba al general Michael Flynn.

Trump, mientras tanto, calla.