La Rioja

La inquietante acumulación de poder del Partido Republicano

Desafiando todas las previsiones en la conducta electoral más atípica de la historia, los republicanos asientan el control de ambas cámaras en el Congreso y, con la nueva presidencia republicana, recuperan el poder de cambiar el signo político de Washington. Los demócratas, que esperaban ganancias de hasta dos dígitos en la Cámara de Representantes y al menos cinco nuevos escaños para retomar la mayoría en el Senado, tuvieron un abrupto despertar el miércoles con unos resultados muy por debajo de las previsiones. Los republicanos, no menos sorprendidos, apenas perdieron un puñado de escaños tras esperar duras derrotas como castigo a ocho años de obstruccionismo.

Los resultados refuerzan y extienden la mayoría republicana obtenida en 2014 en ambas cámaras. En el Senado mantienen un control de 51 escaños y pierden sólo un escaño que pasa a los demócratas, con un total de 47. En la Cámara baja, los republicanos retienen la holgada mayoría de 239 escaños a pesar de perder 9 representantes y ganar 3. El Partido Demócrata gana seis y ahora tiene 193 escaños.

Los temas insignia

La 'barrida' republicana en el Congreso brindará previsiblemente dos años de estabilidad y de gobierno 'unificado'. Con ello se espera una nueva dirección legislativa que incluye los temas insignia del partido: recortes de impuestos, inmigración, seguridad fronteriza, mayor desregularización financiera, bloqueo de la regulación de control de armas y medioambiental, el nombramiento de un nuevo juez para la Corte Suprema y, en particular, revertir tras seis años de obtusos intentos la Ley de salud universal del presidente Obama. Acuerdos de comercio internacional negociados por la Administración Obama pueden considerarse muertos en la nueva administración Trump.

Los líderes de la mayoría republicana de ambas cámaras, que durante la campaña se vieron obligados a mantener una incómoda distancia con el candidato oficial de su partido y condenaron a menudo sus declaraciones incendiarias sin nunca retirar el apoyo, ofrecieron una comedida declaración a través de sus oficinas de prensa. Paul Ryan, jefe de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes, dijo en comunicado que trabajarán mano a mano con la nueva administración. Y Mitch McConnell, líder de la mayoría del Senado, en la misma línea de contención declaró que el pueblo americano ha elegido una nueva dirección para el país.