La Rioja

Hollywood, devastado

  • Las estrellas del cine y la música que apoyaron a Clinton muestran su desolación por el triunfo de Trump

Isabel Coixet confiesa que cuantos más famosos veía que apoyaban a Hillary Clinton, de Beyoncé a Katy Perry, más pensaba que en Kentucky les iba a sentar fatal. Hollywood y las estrellas de la música se volcaron con la candidata demócrata, mientras Donald Trump, que ha salido en unas cuantas películas y protagonizado un 'reality', apenas arañaba el apoyo de unos cuantos republicanos recalcitrantes, como el boxeador Mike Tyson, el actor Jon Voight, el cantante Kid Rock, el jugador de fútbol americano Tom Brady, la exestrella de la NBA Dennis Rodman o el luchador Hulk Hogan.

Si hasta Clint Eastwood expresó sus dudas sobre el multimillonario, aunque finalmente haya terminado por votarle. A Arnold Schwarzenegger, exgobernador de California, le echó para atrás el vídeo de Trump con expresiones sexistas hacia las mujeres. «Por primera vez desde que me convertí en ciudadano norteamericano en 1983, no votaré al candidato republicano para presidente», anunció el actor.

Las celebridades que apoyaron a Hillary Clinton mostraban ayer su desolación en las redes sociales. Algunas hasta habían amenazado con abandonar el país si Trump vencía, como la cantante Cher, que se reafirmaba en su propósito: «No puedo quedarme en Estados Unidos si ese cerdo gana», escribía en pleno recuento de votos. Y concluía: «El mundo nunca será igual, lo siento por los jóvenes. Trump no es más que un retrete. Y a la mierda no se le puede sacar brillo».

Barbra Streisand también tenía pensado emigrar a Canadá si se cumplían los malos augurios, al igual que la actriz Lena Dunham y Bryan Cranston, el protagonista de la serie 'Breaking Bad'. No debían ser los únicos, porque la página en internet del Ministerio de Inmigración de Canadá se colapsó por la avalancha de consultas de estadounidenses tras conocerse los resultados electorales. Ocurrió justo cuando el estado de Florida se inclinaba hacia Trump. Agencias de bienes raíces canadienses y algunas regiones del país con escasa población habían aprovechado las elecciones para lanzar en Estados Unidos campañas con ofertas inmobiliarias.

«Payaso a tiempo parcial»

Mientras Madonna se ponía mística -«Un nuevo fuego se ilumina. Nunca nos rendiremos. Nunca entregaremos América»-, Lady Gaga aconsejaba a los suyos que rezaran: «Trump ha dividido a este país y le tiene sin cuidado. Cuidemos ahora unos de otros». Katy Perry, la persona con más seguidores en Twitter, 94 millones, hacía una llamada al activismo: «Nunca seremos silenciados. La revolución está llegando. Poder para el pueblo». La cantante Miley Cyrus, que hizo campaña por Clinton, colgó un vídeo en el que aparecía llorando: «Donald Trump, te acepto como presidente. Por favor, trata a a la gente con compasión y respeto».

Según la revista 'Variety', Hollywood contribuyó con 22 millones de dólares a la campaña de Hillary Clinton, mientras que Trump solo rascó 290.000 de la industria del cine. El más preclaro fue el director Michael Moore, que en un texto publicado hace semanas vaticinaba el triunfo del candidato republicano. «Este ignorante, peligroso y miserable payaso a tiempo parcial y sociópata a tiempo completo será el próximo presidente de EE UU», profetizaba el autor de 'Bowling for Columbine'. Ayer advertía: «La próxima ola de fascismo no vendrá en vagones de tren y campos de concentración, sino que tendrá una cara amistosa». Stephen King recordaba un letrero que antes colgaba en las tiendas: «Si lo rompes, lo pagas».

«Un nuevo fuego se ilumina. Nunca nos rendiremos. Nunca entregaremos América»

«El mundo nunca será igual, lo siento por los jóvenes. Trump no es más que un retrete. Y a la mierda no se le puede sacar brillo»

«La próxima ola de fascismo no vendrá en vagones y campos de concentración, sino con una cara amistosa»

«Reza, América»