La Rioja

Una visita muy inoportuna

La visita de Donald Trump a México a finales de agosto fue una bomba para el presidente Enrique Peña Nieto. Aún se disculpa por ello cuando le preguntan por qué invitó al magnate (también invitó a Hillary Clinton, que excusó su ausencia) y lo recibió en la residencia presidencial. Peña dice que fue fruto de una «decisión muy acelerada».