La Rioja

Premio Sájarov para dos mujeres yazidíes esclavizadas por el EI

Las yazidíes Nadia Murad y Lamiya Aji Bashar, quienes vivieron un infierno como esclavas sexuales en manos de los yihadistas del Estado Islámico en Irak, fueron galardonadas ayer por el Premio Sájarov 2016, con el que el Parlamento europeo reconoce la defensa de los derechos humanos. «Su historia es dolorosa, trágica, pero ellas tenían el sentimiento de deber sobrevivir para dar testimonio», subrayó el presidente de la Eurocámara, Martin Schulz, ante los eurodiputados reunidos en el hemiciclo de Estrasburgo.

Schulz alabó el «coraje» y la «dignidad» de estas dos mujeres, cuyo «combate no fue en vano», al tiempo que urgió a los europeos a «luchar contra la estrategia genocida del EI».

Murad y Aji Bashar, pertenecientes a esta minoría religiosa víctima del genocidio terrorista y hoy residentes en Alemania, fueron secuestradas, vendidas y violadas reiteradamente por los yihadistas en 2014 después de que tomaran su localidad natal, Sinyar, de la que huyeron otras 200.000 personas.

Nadia Murad, nombrada a mediados de septiembre embajadora de Naciones Unidas para la dignidad de las víctimas del tráfico de seres humanos, lucha para que las persecuciones cometidas en 2014 contra los yazidíes sean consideradas un genocidio. Con este premio, «el mundo libre condena la inhumanidad criminal del grupo EI y honra a sus víctimas», señaló esta joven mujer en un comunicado difundido en Washington.

Según expertos de la ONU, unos 3.200 mujeres y niños de la comunidad yazidí de Irak continúan en manos del Estado Islámico, en su mayoría en la vecina Siria.