La Rioja

Clinton va también a por el Congreso

Clinton, con madres de jóvenes afroamericanos muertos por la Policía. :: justin sullivan/afP
Clinton, con madres de jóvenes afroamericanos muertos por la Policía. :: justin sullivan/afP
  • La candidata a la Casa Blanca ignorará a Trump para volcarse en los representantes demócratas en las elecciones legislativas

Aupada por los sondeos, la candidata demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Hillary Clinton, dedicará las últimas dos semanas de campaña a intentará ganar también la batalla por el control del Congreso, ahora en manos de los republicanos. En declaraciones a bordo de su avión, la exsecretaria de Estado aseguró que ya no responderá a ataques o provocaciones de su rival republicano, Donald Trump.

«En los viajes que hagamos en estos últimos días de campaña insistiremos en la importancia de elegir a demócratas a todos los niveles», señaló Hillary Clinton, determinada a capitalizar la división que reina en el campo adversario en relación a la candidatura de Trump. El 8 de noviembre, los estadounidenses elegirán al próximo ocupante de la Casa Blanca, pero también a miembros de la Cámara de Representantes que ocuparán sus escaños por dos años y a un tercio de los senadores para un mandato de seis años.

Clinton avanzó que durante el resto de la campaña pretende ignorar lo que diga o haga Trump. «Discutí con él durante cuatro horas y media (a lo largo de tres debates televisados), ya no tengo intención de responderle», señaló. «Puede decir lo que quiera. Puede conducir su campaña como desee. Dejaré que los estadounidenses elijan entre lo que él propone y lo que nosotros proponemos», agregó la candidata.

Ubicado en los sondeos a cierta distancia de su rival demócrata, Trump intentó el sábado retomar la iniciativa anunciando medidas para sus primeros cien días de gobierno, al tiempo que atacó a la decena de mujeres que lo acusan de agresiones sexuales. «Son todas mentirosas y serán demandadas después de las elecciones», afirmó en un acto celebrado en la histórica ciudad de Gettysburg, en Pensilvania. Incluso evocó el famoso discurso del presidente Abraham Lincoln (1861-1865) en 1863, cuando prometió un gobierno «del pueblo, por el pueblo y para el pueblo».

Clinton ironizó sobre la presencia del republicano «en uno de los lugares más extraordinarios de la historia estadounidense». «Lo que dijo en sustancia fue que si se convierte en presidente pasaría su tiempo denunciando penalmente a las mujeres que lo acusaron». «Está pasando algo verdaderamente fantástico en estos momentos. La gente se está juntando (demócratas, republicanos, independientes...) para rechazar el odio y las divisiones», afirmó Clinton durante un mitin en Filadelfia (Pensilvania). Y, entre los aplausos de la concurrencia, concluyó: «La ira no es un proyecto».

A quince días de la elección, los indicadores son favorables a la exsecretaria de Estado, que el miércoles cumple 69 años.