La Rioja

Donald Trump. :: REUTERS
Donald Trump. :: REUTERS

Donald Trump anuncia que aprovecharía la presidencia para vengarse

  • Incluye entre las medidas que adoptaría en los primeros cien días como presidente denunciar a las mujeres que le acusan de abusos sexuales

Washington. El candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump, esbozó ayer las medidas que adoptaría en sus cien primeros días en la Casa Blanca si triunfa en las elecciones del 8 de noviembre. El magnate reiteró proyectos tan conocidos y polémicos como el muro en la frontera con México para contener la inmigración e incorporó otros que causarán no menos controversia. El aspirante conservador al sillón presidencial pretende, sin ir más lejos, denunciar a la docena de mujeres que en los últimos días se han presentado ante la opinión pública como víctimas de sus abusos y agresiones sexuales, «por mentirosas».

La campaña de Trump sufrió una convulsión hace justo dos semanas, con la irrupción de un vídeo de 2005 que mostraba al candidado vanagloriándose, con un lenguaje soez, de que su posición económica le permitía abusar de mujeres. Desde entonces al menos diez antiguas colaboradoras o conocidas han hablado de besos, manoseos y otro tipo de contactos no consentidos por ellas entre 1980 y 2007. Incidentes que el promotor inmobiliario niega y atribuye al propósito de atacarle por su condición de 'outsider', de ajeno a los usos tradicionales en la política de Washington.

La campaña de su rival, la demócrata Hillary Clinton, no perdió la oportunidad de burlarse del discurso en el que Trump se permitió soñar con que se convertirá en presidente. La única «nueva medida», subrayó la portavoz Christina Reynolds, es la promesa de denunciar a sus acusadoras. «Teorías de la conspiración, ataques a los medios de comunicación y ausencia de cualquier respuesta real para las familias americanas», resumó Reynolds.

Según sus promesas, Trump aprovecharía sus primeros meses en la presidencia para vengarse. Y no sólo de las mujeres que le acusan de abusos sexuales, sino también de los medios de comunicación que, sostiene, cubren su campaña con falta de ética para favorecer las aspiraciones de Clinton. «Intentan desesperadamente suprimir la voz del pueblo americano», resumió.

Al mismo tiempo, un empresario que se vanagloria de eludir sus obligaciones fiscales durante los últimos 18 años reclamó el pago de «impuestos enormes» para Amazon porque su jefe, Jeff Bezos, es también propietario de 'The Washington Post', un ejemplo de cobertura de su campaña que Trump detesta. El aspirante conservador, que daría marcha atrás a la reforma sanitaria de la Administración Obama y cancelaría «billones en pagos a los programas de la ONU para el cambio climático», reiteró su propósito de «sanear la ciénaga de Washington» porque, dijo, ve a EE UU «más dividido que nunca».