La Rioja

Putin, reacio a una tregua prolongada en Alepo tal como reclama la UE

La reunión del Cuarteto de Normandía (Alemania, Francia, Rusia y Ucrania) ayer en Berlín resultó ser una encerrona para el presidente ruso, Vladímir Putin, cuya intención era dedicar el encuentro a hablar solo de Ucrania. Pero, ante la urgencia de la situación en Alepo, el presidente francés, François Hollande, y la canciller alemana, Angela Merkel, presionaron para arrancar a Putin una tregua duradera y el lanzamiento de una vez por todas de un proceso político.

Sin embargo, el máximo dirigente ruso ha dicho que la tregua «humanitaria» de hoy en Alepo durará solamente once horas. En un principio anunció que serían ocho, por lo que ampliarla tres horas más para él es suficiente para facilitar que abandonen la ciudad los civiles y los rebeldes que lo deseen. Pero no para Merkel, Hollande y el resto de los dirigentes europeos que quieren mayores avances hacia la paz. «Haré todo lo posible, junto a la canciller Merkel, a fin de que la tregua pueda ser prolongada», dijo el presidente francés en París antes de salir hacia Berlín.

Las relaciones entre Rusia y la Unión Europea se encuentran en uno de sus peores momentos. La reunión de ayer fue convocada por Merkel como alternativa a la que tenían que haber celebrado en París, el mismo día, Putin y Hollande. Pero el primero la canceló por la insistencia de su homólogo francés en abordar la situación en Siria.

El jefe del Kremlin no quería ni hablar de los bombardeos de su aviación en Alepo y menos tenerse que comprometer con Hollande a detenerlos. De hecho, el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov, ha advertido que el viaje de Putin a Berlín era para tratar el conflicto en el este de Ucrania, no en Siria.