La Rioja

Malestar en el Gobierno argentino por unas maniobras británicas en Malvinas

A pesar de sus esfuerzos por construir una relación de confianza con Reino Unido para avanzar en una agenda bilateral que deje al margen la disputa de soberanía por el archipiélago de las Islas Malvinas, el Gobierno argentino que preside Mauricio Macri sufrió un desencanto este fin de semana al conocer que Londres realizará finalmente ejercicios militares con misiles desde el archipiélago.

La noticia fue respondida con una «enérgica protesta» por el Ministerio de Asuntos Exteriores argentino en un comunicado entregado al mismísimo embajador británico en Buenos Aires. Pero más allá de las formalidades, la revelación descolocó al Ejecutivo argentino que creía estar logrando una relación de mayor confianza con Gran Bretaña. «Pena», «desazón» y «sorpresa» fueron los sentimientos que produjo en el Gobierno argentino la decisión de Londres, según admitió la canciller Susana Malcorra. Hace un mes, la funcionaria había estado en el centro de una polémica por haber firmado un acuerdo con Gran Bretaña que prometía «remover todos los obstáculos» que traban la relación diplomática.

El acuerdo había sido suscrito en septiembre en Buenos Aires por Malcorra y el vicecanciller británico Alan Duncan. En ese escrito, Argentina se comprometía a trabajar para «remover todos los obstáculos que limitan el crecimiento económico y el desarrollo sostenible de las Islas Malvinas incluyendo comercio, pesca, navegación e hidrocarburos».

El acercamiento, cuestionado por la oposición en el Congreso, marcó el inicio de un cambio en la relación con Gran Bretaña respecto de la gestión de Cristina Fernández, que prefería mantener trabados los acuerdos económicos que beneficiaban a las islas hasta que Londres aceptase discutir el tema de la soberanía.

Incluso durante la Asamblea de la ONU en Nueva York, Macri sugirió que había arrancado a la primera ministra británica, Theresa May, la promesa de hablar de todos los temas, incluido el de soberanía. La declaración del presidente fue relativizada entonces por Malcorra y más tarde desmentida rotundamente por el Foreign Office.

En cualquier caso, la noticia de los ejercicios militares sentó como un jarro de agua fría al Ejecutivo de Macri. Según el Servicio de Hidrografía Naval argentino, Londres realizará las prácticas militares con misiles desde las islas del 19 al 28 de octubre. «Nos tomó por sorpresa. No ayuda a la creación de confianza», reconoció Malcorra.