La Rioja

Rusia se plantea reabrir sus bases militares en Cuba y Vietnam

En medio del actual pulso con Estados Unidos y la OTAN y tras convertir en permanente su presencia aérea en Jmeimim (Siria), Rusia ha vuelto a poner sobre el tapete la posibilidad de reabrir las bases militares que tuvo en Cuba y Vietnam. Lo hizo ayer su viceministro de Defensa, Nikolái Pankov, sin dar detalles ni fechas. Esta cuestión la plantea Moscú cada vez que sus relaciones con Occidente sufren un nuevo deterioro y esta vez se encuentran en un momento complicado debido al estupor que están provocando los bombardeos de la aviación rusa sobre Alepo.

En el caso de Cuba, Rusia estaría pensando en recuperar las instalaciones de Lourdes, muy cerca de La Habana. Fue durante 33 años uno de los centros de espionaje soviético más importantes en el extranjero y estuvo atendido por más de 3.000 especialistas. La base fue clausurada en 2000, pero la presencia rusa en la isla no cesó, ya que navíos de guerra enviados para patrullar por la zona y espiar a EE UU se han avituallado en sus puertos.

La antigua base de Cam Ranh, sen el sur de Vietnam, estaría también en los planes de Moscú. Fue cerrada en 2004 tras 25 años de utilización. Hasta 1972 había pertenecido a EE UU y llegó a ser la mayor instalació militar que la URSS y Rusia tuvieron fuera de su territorio. En noviembre de 2013, Moscú y Hanói ya firmaron un preacuerdo para la reapertura de Cam Ranh, pero luego no se desarrolló al cien por cien, salvo en cuanto al abastecimiento de navíos rusos. Contar con bases en Cuba y Vietnam facilitaría a Rusia sus patrullas aéreas y navales por todo el mundo.

La Duma (Cámara baja) dio ayer su visto bueno a la utilización permanente de la base aérea de Jmeimim. El otro enclave fijo de Rusia en Siria es la base naval de Tartus. Rusia tiene también presencia militar en países como Armenia, Bielorrusia, Kirguistán, mediante sendos acuerdos. Alquila además a Cabo Verde un muelle de aprovisionamiento de su Armada.