La Rioja

Cuba y EE UU se movilizan contra el poder de 'Matthew'

Una mujer se protege con un plástico de la lluvia de 'Matthew', en Puerto Príncipe (Haití). :: H. R. / AFP
Una mujer se protege con un plástico de la lluvia de 'Matthew', en Puerto Príncipe (Haití). :: H. R. / AFP
  • El peor huracán en una década causa siete muertos en Haití y República Dominicana y avanza amenazante hacia la costa de Florida

Lo bautizaron 'Matthew'. El peor huracán en una década avanza peligroso y amenazador por el Caribe. Ayer tocó tierra en el sureste de Cuba con categoría 4 de la escala Saffir-Simpson, con vientos de más de 230 kilómetros por hora, cargado de intensas lluvias y provocando penetraciones de mar, inundaciones y olas de hasta 9 metros de altura. Su área de influencia tiene un radio de unos 50 kilómetros.

Raúl Castro, presidente de Cuba, está desde el sábado en la región afectada y supervisó personalmente los preparativos contra el fenómeno, que ya ha causado siete muertos en Haití y República Dominicana. Además de grandes daños materiales, que también han sufrido las costas caribeñas de Colombia y Venezuela.

A mediodía de ayer Santiago de Cuba comenzó a sentir los embates de 'Matthew' con rachas de vientos fuertes y la llegada de las lluvias en la costa sur. Terminaba así la tensa espera de los santiagueros, que desde el lunes estaban en fase de alarma ciclónica. Miles de ciudadanos fueron evacuados a unos 100 emplazamientos seguros preparados fundamentalmente en escuelas e inmuebles estatales de sólida construcción. En Guantánamo, mucho más cerca del ojo, fueron evacuados cientos de habitantes, particularmente de las zonas bajas. Incluso las autoridades estadounidenses desalojaron a los 700 residentes en la polémica base militar. La energía eléctrica se cortó pasadas las tres de la tarde.

En Baracoa, la primera ciudad cubana, los residentes de las zonas bajas sacaban de casa colchones, televisores y otros efectos personales. Algunos se resistían a abandonar sus viviendas. Pero los miembros de la Defensa Civil les aseguraron que debían ser evacuados: «Su vida está en peligro y eso no podemos permitirlo», les decían.

La prioridad del Estado Mayor de la Defensa era la salvaguarda de las vidas humanas, seguida de los bienes materiales. Por esa razón, medidas similares se han tomado en todo el territorio oriental.

El recuerdo de 'Flora'

Se esperaba que sobre las 5 de la tarde el destructivo fenómeno entrara en territorio cubano entre Cajobabo y la Bahía de Guantánamo, al oriente de la isla, y saliera por el norte entre Moa, la capital isleña del níquel, y Banes cerca de la medianoche.

'Matthew' se mueve a 17 kilómetros por hora con rachas de vientos de próximas a los 300, vientos huracanados de más de 130 km/h, y otros de vientos de tormenta tropical de 65 a 115 km/h, que se sintieron desde el Oriente hasta el centro de la isla en las provincias de Camagüey y Ciego de Ávila, donde está la cayería norte, una de las principales zonas turísticas. Ante la magnitud del poderoso ciclón y para minimizar sus efectos en la economía nacional las autoridades de la defensa civil llevan días trabajando.

Los medios cubanos recordaban una fatal coincidencia: el 4 de octubre de 1963 el huracán 'Flora' arrasó el oriente de Cuba. Mató a 1.750 personas y causó daños materiales valorados en 500 millones de dólares. Sus devastadores efectos marcaron un antes y un después en que Cuba hace frente a estos ciclones.

Y donde ya se preparan es en el sudeste de EE UU. La gobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, ordenó ayer la evacuación de las costas de su Estado. «Nuestro objetivo es que la población se sitúe a al menos 150 kilómetros del litoral». Se espera que 'Matthew' se dirija en los próximos días hacia el sudeste de Estados Unidos, según las últimas previsiones del Centro de Vigilancia de Huracanes. El huracán también ha afectado a la campaña electoral. El presidente, Barack Obama, pospuso la visita que tenía prevista para hoy a Florida. Tenía planeado presentarse en un acto de campaña de apoyo a la candidata demócrata, Hillary Clinton, en Miami.