La Rioja

Reabre la iglesia normanda donde dos yihadistas mataron a un sacerdote hace dos meses

La iglesia de Saint Etienne du Rouvray, cerca de la ciudad normanda de Ruán, reabrió ayer sus puertas a los fieles, algo más de dos meses después de que, el pasado 26 de julio, el sacerdote Jacques Hamel fuese degollado por dos yihadistas. El arzobispo de Ruán, Dominique Lebrun, ofició una misa ante cientos de fieles tras haber pronunciado una oración delante de las puertas del templo.

La ceremonia contó además con la noticia de que el papa Francisco ha aceptado acortar los plazos para abrir un proceso de beatificación de Hamel, una rara excepción en el Vaticano, que suele exigir un mínimo de cinco años tras la muerte. El hecho de ser considerado un mártir por la Iglesia haría así innecesaria la demostración de un milagro que hubiese realizado en vida.

Antes del comienzo de la eucaristía, una procesión marcó el comienzo de la ceremonia para «purificar» la iglesia, profanada cuando dos individuos armados con cuchillos irrumpieron en el templo mientras se celebraba misa y se encerraron en ella con cinco rehenes.

«Lo que les digo a los fieles que tienen miedo, me lo digo yo a mí mismo. Tengamos el coraje de tener miedo. Mis fieles tienen miedo psicológicamente, pero en sus corazones y en sus almas ahora son más fuertes, más firmes», dijo el arzobispo, según informa Efe.