La Rioja

«Hay más garantías para el victimario que para la víctima»

  • La abogada, que perdió una pierna durante el ataque contra una comisaría, pone en duda la petición de perdón de la guerrilla

  • Liliana Ortiz Víctima de las FARC

Liliana Ortiz tenía 13 años cuando una bomba de las FARC le cambió la vida. Hoy, con esfuerzo y ayudas privadas, ha reconstruido su existencia pero no cree en el proceso de paz que el presidente Juan Manuel Santos firmó el día 26 con Rodrigo Londoño, el jefe máximo de la guerrilla, y tampoco en el perdón ofrecido por éste. Por eso, y aun dando por hecho que el 'sí' ganará, hoy votará 'no' al acuerdo.

-¿Cómo se convirtió en víctima?

-Mi padre era policía en Salado Blanco (Huila). Fuimos a visitarle porque era 25 de diciembre. Aproximadamente a las 9 de la noche llegaron los de las FARC y tomaron la comisaría de la Policía y el pueblo. Me hirieron en el asalto. Pudimos escapar de la comisaría pero la toma duró hasta las 4 de la madrugada. Unos días después me amputaron la pierna. A mi hermanita le cayeron esquirlas en la cara y a mi padre le rozaron la cara, pero sólo superficialmente.

-¿Qué opina del proceso de paz?

-Terrible. No estoy de acuerdo porque, a nivel personal, no he tenido garantías del Estado para adaptarme a la nueva vida que me tocó. No tuve apoyo educativo, salud, educación, trabajo, nada de eso. Con el proceso de paz veo que hay más garantías para el victimario que para la víctima. No creo en la reparación de la que hablan. Ya existe una ley de víctimas pero hasta la fecha no veo que se cumpla a rajatabla. No estoy de acuerdo porque no veo un arrepentimiento sincero por parte de los miembros de las FARC.

-¿Por qué no cree en su arrepentimiento?

-Siento que piden perdón por obligación y no porque realmente quieran hacerlo. Creo que para que haya una reparación o no se repitan estos sucesos uno debe arrepentirse de verdad, eso garantizaría que efectivamente no continuarán delinquiendo. Han sido muy arrogantes en este proceso, no parecen conscientes del daño que han causado. Dicen que todo fue a consecuencia de un conflicto, pero en ningún momento aceptan que causaron un daño, no solamente a las víctimas, sino también al país.

-¿Y cómo pudo salir adelante?

-Ahora soy abogada. Tuve que tocar muchas puertas para estudiar. La educación pública me negó la oportunidad porque no reunía las mismas condiciones físicas que el resto de los compañeros. Estudié en un colegio privado y en una universidad privada. Me apoyaron con una beca y ahora trabajo para una empresa.

-¿No confía en el perdón de 'Timochenko'?

-Cero, cero, cero. Nada.