La Rioja

Trump desata la ira en Florida

Trump rinde tributo en la tumba del expresidente Gerald Ford. :: afp
Trump rinde tributo en la tumba del expresidente Gerald Ford. :: afp
  • La ventaja del magnate sobre Clinton en el estado con la mayor comunidad venezolana del mundo cae tras sus insultos a una miss de esa nacionalidad

Antes de que cantase el gallo, Donald Trump había probado tres veces su incapacidad para contenerse. Hillary Clinton le quitó el sueño con Alicia Machado. A las 3 de la madrugada, el candidato al que se recordará por sus bufidos en el debate con más audiencia de la historia disputaba en un tuit la veracidad de las fuentes que hablan del pesaroso ambiente de su campaña, y a las 5, contraatacó de nuevo contra la modelo venezolana que esta semana ha contado por doquier las humillaciones a las que la sometió.

«Guau, a la corrupta de Hillary la engañaron con mi peor Miss Universo. Hillary la ha sacado como si fuera un ángel sin comprobar su pasado, es terrible!». Un cuarto de hora después, tampoco había logrado conciliar el sueño: «Utilizar a Alicia Machado en el debate como parangón de virtudes demuestra que la CORRUPTA de Hillary tiene muy mal juicio. A Hillary se la han dado».

Se refería a unos vídeos pornográficos que dan vueltas por Internet para desacreditar a su nueva pesadilla, solo que la actriz que allí aparece no es Alicia Machado. A quien se la han dado, una vez más, es a Trump, al que Clinton lanzó el cebo de la venezolana en los últimos minutos del debate del lunes y Trump le ha hincado el diente durante toda la semana.

Una y otra vez, el grosero multimillonario que desprecia sistemáticamente a los hispanos ha redoblado sus insultos sobre la actriz venezolana, que había ganado el título de Miss Universo el año que él compró el concurso. Calificarla de 'Miss Piggy' (Miss Cerdita) por ganar peso ha ofendido a las mujeres. Llamarla 'Miss Housekeeping' (Miss Criada), a los hispanos. «Siempre me trató como a una basura y cuando Hillary mencionó mi nombre puso cara de 'ahora me viene de vuelta esa basura'», contó la venezolana por vía telefónica el martes.

Desde entonces, el número de hispanos que se han registrado para votar ha aumentado. Los analistas lo atribuyen al «factor Machado». En Florida, que tiene la mayor comunidad venezolana del mundo en el extranjero, la pequeña ventaja de cuatro puntos que ostenta Trump se tambalea. Los asesores de Clinton se lo están pasando bomba. «Tengo casi la edad de Trump, así que entiendo la necesidad de ir al baño en mitad de la noche, pero hay una importante pauta de seguridad: no cojas el teléfono», tuitéo divertido John Podesta, jefe de campaña de Clinton.

No es la única parte de su pasado que vuelve a salpicarle en Florida. La revista Newsweek ha desvelado otra de sus hipocresías, esta vez con algo que el exilio cubano lleva clavado en el corazón. En 1998, mientras Trump defendía ante ellos mantener estrictamente el embargo para no dar ni agua al régimen cubano, contrató a una firma para que estudiase las posibilidades de construir allí uno de sus campos de golf. Trump lo niega, pero Newsweek ha mostrado la carta en la que la empresa le factura el reembolso de los gastos incurridos en Cuba, lo que supondría una violación del embargo. Para burlarlo, se le sugiere que se presente como una organización de caridad, pero Trump Hoteles no tiene nada de altruista. De hecho, otra investigación de The Washington Post revela que ni siquiera la Fundación Trump tiene la licencia necesaria para serlo.

Eso abre la posibilidad de que se le obligue a abonar los impuestos que ha estado evadiendo durante los últimos diez años con la fachada de esa fundación. El magnate pidió a varias empresas que le hicieron los pagos a través de ella para no pagar impuestos. El dinero de la fundación lo ha utilizado para saldar las demandas en las que se enzarza e incluso para comprar egocéntricos retratos de sí mismo, como el que tiene colgado el campo de golf de El Doral (Florida).

Allí se recordaba ayer que «para un racista, machista e intolerante como Trump, los mexicanos son violadores y las venezolanas zorras, aunque sea él a quien han denunciado por violación y su mujer la que ha posado desnuda», tuiteó el consultor económico para Latinoamérica Luis Fierro. Clinton hacía campaña ayer al norte de Miami, lista para recolectar sus frutos.