La Rioja

Londres dará mucha guerra contra la Europa de la Defensa

  • Reino Unido rechaza la creación de instalaciones militares comunes y Mogherini recalca que no habrá un ejército de la UE

Terrorismo o fronteras dominan el nuevo diccionario comunitario. Bienvenidos a la Europa de la Defensa. ¿Cuándo? ¿Cómo será? Lo único que se sabe es que llegará. Antes o después, pero lo hará. Así lo decidieron hace escasos meses los poderes fácticos de la UE y así lo corroboraron ayer los ministros de Defensa de los 28 reunidos de forma informal en Bratislava, Eslovaquia. La Europa de la Defensa llegará porque lo ha acordado el eje franco-alemán, porque la Comisión se ha sumado entusiasmada al proyecto y porque potencias de segundo orden como España la apoyarán a pies juntillas. Llegará y lo hará pese a Reino Unido, el miembro número 28, el socio que se irá del club dentro de dos o tres años haciendo mucho ruido y poniendo las mismas trabas a la integración que históricamente ha puesto.

«Van a jugar a dividirnos, a cuanto peor mejor y no lo van a conseguir. Es lo que siempre han hecho y lo que seguirán haciendo. En realidad, nunca creyeron en esto de la UE», confiesa un veterano diplomático. Ayer, se volvió a ver el enésimo botón. Preguntado a su llegada sobre este nuevo gran proyecto comunitario, el ministro británico, Michael Fallon, no dudó en mostrar el rechazo del Gobierno de Theresa May. «Estamos de acuerdo en que Europa necesita hacer más para hacer frente a los desafíos del terrorismo y la inmigración, pero vamos a seguir oponiéndonos a cualquier idea de un ejército europeo o de un cuartel general para un ejército europeo que, simplemente, socavaría a la OTAN», recalcó.

El gran impulsor del proyecto ha sido el cuestionado presidente francés, François Hollande, quien recibió de inmediato el apoyo de la canciller alemana, Angela Merkel. Europa no puede permitirse un eje débil y ambos parecen haberlo entendido. A mediados de mes, en su solemne discurso sobre el estado de la Unión, el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, propuso crear un cuartel único y un fondo común destinado a la investigación y el desarrollo de la industria militar. «Europa ya no puede permitirse ir a caballito del poder militar de otros, o dejar que Francia defienda sola su honor en Malí».

Se trata, como ayer defendió la Alta Representante, Federica Mogherini, de unir esfuerzos, ser más eficaces y utilizar todas las posibilidades de colaboración que ahora existen en los Tratados y que no son usadas por la negativa, sobre todo, de Reino Unido, que no quiere perder su poder predominante como potencia mundial y pide destinar todos estos esfuerzos a la OTAN.

«El objetivo no es crear un ejército europeo», zanjó Mogherini en varias ocasiones. Respecto a la negativa británica, quitó hierro al asunto, recordó que mientras sean 28 seguirán trabajando 28 y desveló que «durante el debate, en ningún momento he escuchado las palabras veto, bloqueo o ejército», deslizó con media sonrisa dejando entrever que aquí hay mucho de pose de cara a la galería. «En ningún momento se ha hablado de crear un ejército nuevo», recalcó el ministro francés, Jean-Yves Le Drian. «Esperamos avances significativos antes de finales de año», dijo.

Por su parte, el secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg, defendió la propuesta comunitaria y matizó que «una UE fuerte no es contradictoria con una OTAN más fuerte», dijo durante la reunión, a la que asistió como invitado. Eso sí, advirtió de que la colaboración tiene que seguir siendo tan estrecha para evitar futuras duplicidades.