La Rioja

Bruselas propone el deshielo total con Cuba tras 20 años de Posición Común

  • La decisión debe ser ahora avalada por los 28 en el Consejo Europeo y supondrá el fin de un rol impulsado en 1996 por iniciativa de Aznar

bruselas. Era cuestión de tiempo y ayer, la Comisión Europea formalizó una propuesta histórica con evidentes connotaciones españolas. La Alta Representante para la Política Exterior, Federica Mogherini, anunció que pedirá al Consejo Europeo, a los países, normalizar por completo las relaciones con Cuba después de 20 años de vigencia de la llamada Posición Común, una estrategia de mano dura en defensa de los derechos humanos que fue pilotada en Bruselas en 1996 por el entonces presidente español, José María Aznar. Los otros 15 Estados miembros que conformaban el club aceptaron los deseos de Aznar, que fue acusado de seguir a pies juntillas los deseos de Estados Unidos.

«El acuerdo bilateral entre la UE y Cuba es el resultado de un trabajo fructífero y constructivo que la UE y Cuba han realizado juntos, y marca el punto de inflexión en nuestras relaciones. Este acuerdo contractual crea un claro marco común para un diálogo político intensificado, una mayor cooperación en una amplia gama de áreas, y una plataforma valiosa para el desarrollo de acciones conjuntas sobre asuntos regionales e internacionales», se felicitó ayer Mogherini, que se reunió ayer en Nueva York con el ministro de Exteriores cubano, Bruno Rodríguez, en los márgenes de la asamblea general de la ONU.

El acuerdo al que se refiere se firmó el pasado 11 de marzo en La Habana y consta de tres grandes capítulos: diálogo político; cooperación y diálogo sobre políticas sectoriales; y política comercial. Su firma se produjo días antes de la histórica visita de Barack Obama a la isla, poniendo fin a 88 años sin que un presidente estadounidense visitase Cuba. Corren nuevos tiempos e n la esfera internacional y Europa no ha dudado en sumarse a ellos.

Aquel 11 de marzo ya se dijo que la voluntad era acabar con la Posición Común antes de que finalizase el año y con la decisión adoptada ayer por el Ejecutivo comunitario, todo parece estar cumpliendo el 'timing' acordado. No se esperan grandes problemas porque en lo político, hace mucho tiempo que el club quería normalizar las relaciones con el régimen castrista. España siempre ha marcado el paso por sus evidentes lazos culturales y tras la llegada de Rodríguez Zapatero, todo comenzó a cambiar. Posteriormente, Mariano Rajoy se ha limitado a seguir el trabajo hecho siempre con una misma premisa: que cualquier acuerdo debe exigir el respeto a todos los derechos humanos.