La Rioja

La victoria del partido de Putin allana su camino a la reelección como presidente ruso

moscú. Las dificultades económicas que padece Rusia como consecuencia del descenso de los precios del petróleo y las sanciones impuestas por Occidente habían hecho vaticinar un cierto castigo en las urnas al partido del poder, Rusia Unida, en las legislativas del domingo. La población es consciente de que las turbulencias están directamente relacionadas con la política exterior de Moscú. Sin embargo y de forma sorpresiva para todos, la formación que creó el presidente ruso, Vladímir Putin, tras su llegada al Kremlin ha obtenido una aplastante victoria en los comicios.

Se equivocaron no sólo los sondeos previos a la votaciones sino también las encuestas a pie de urna tras la jornada electoral. Rusia Unida, a la que los cálculos concedían entre un 40 y un 44%, ha obtenido en realidad casi el 55%. A falta de algún ajuste de última hora en el escrutinio, el partido oficialista tendrá en la Duma 343 diputados sobre un total de 450. Es decir, supera con creces la mayoría necesaria para acometer cambios constitucionales, establecida en 300 escaños. En las anteriores elecciones parlamentarias, las de diciembre de 2011, Rusia Unida se quedó en los 238 escaños. Así que ahora ha experimentado un ascenso de casi cien puestos en el hemiciclo.

Por su parte, los comunistas tendrán ahora 42 diputados en la Duma, los ultranacionalistas del LDPR 39, y 23 los socialdemócratas de Rusia Justa. El partido patriótico Ródina logra un solo escaño al igual que Plataforma Civil, grupo creado por el multimillonario Mijaíl Prójorov. Los 450 escaños se completan con un único independiente elegido en la república norcaucásica de Adiguea, que con toda probabilidad se terminará uniendo a la fracción mayoritaria.

De manera que el éxito cosechado por Putin ha sido arrollador. «Estoy segura de que la mayoría de los miembros de esta comisión no vaticinaba tal resultado (...) para nosotros ha sido algo totalmente inesperado», reconoció Ela Pamfílova, presidenta de la Comisión Electoral Central, durante la rueda de prensa ofrecida ayer por la mañana para dar cuenta del escrutinio.

«Los resultados de estas elecciones son la reacción de nuestros ciudadanos a la presión exterior contra Rusia, a las amenazas, las sanciones y los intentos de caldear desde dentro la situación», manifestó ayer Putin en una reunión con el Gobierno.