La Rioja

Metáforas de una cumbre por el 'brexit', pero sin hablar del 'brexit'

  • La consigna fue eludir toda referencia a la compleja negociación con Londres porque les toca a ellos mover ficha y activar el artículo 50

Fue un día reservado para los grandes mensajes políticos pero también muy dado a las metáforas. Los 27 se reunieron por el 'brexit' pero sin querer hablar del 'brexit' en un país, Eslovaquia, que empezó a serlo, hace 24 años, después de un 'Divorcio de Terciopelo' con sus vecinos checos que admiró al mundo. ¿Cómo será la salida de Reino Unido del club de clubes? ¿De tercipelo? No tiene pinta, aunque en Bruselas hace tiempo que los imposibles dejaron de ser tales.

La cumbre del 'brexit' se celebró en el gran castillo de Bratislava. A mediodía, en un día muy soleado, pudieron disfrutar de un crucero por el Danubio que sirvió, como escribió en Twitter el maltés Joseph Muscat, para evidenciar que se está hablando de mucho pero al menos, «todos vamos en el mismo barco». Navegaron a bordo del 'Regina Danubia', de bandera alemana. Parece que el barco se vio obligado a darse la vuelta por falta de agua, pero al menos pudo sugerirse aquello de que la UE sigue a flote y alertar de que no se va a hundir tras el 'brexit'... O sí. Como diría Mariano Rajoy, uno de sus pasajeros, que comió junto a Hollande (a su derecha) y al holandés Rutte, con quien se hizo una foto muy sonriente que colgó en las redes sociales.

La cumbre que se gestó por el 'brexit' no quiso pronunciarse sobre el 'brexit'. En esto la unidad es máxima. «El mensaje es muy claro. Ni una palabra sobre Reino Unido. La línea a seguir está fijada y ahora le toca mover ficha a Londres», desvelan fuentes diplomáticas.

Casi todas las preguntas iban sobre el 'brexit'. El mensaje fue siempre el mismo. No habrá negociación hasta que Londres active el artículo 50 que contempla la salida en los Tratados y no habrá una Europa a la carta. Si los británicos quieren mercado único, deberán respetar la libre circulación de personas.