La Rioja

El ya exlíder del UKIP Nigel Farage da el testigo a su sucesora, Diane James. :: afp
El ya exlíder del UKIP Nigel Farage da el testigo a su sucesora, Diane James. :: afp

El eurófobo UKIP se encomienda a una líder más moderada que Nigel Farage

  • Diane James se pone al frente del partido británico con la misión de reinventarlo y evitar una salida «descafeinada» de Reino Unido de la UE

El británico y eurófobo Partido de la Independencia de Reino Unido (UKIP) inició ayer una nueva etapa al elegir como nueva líder a la eurodiputada Diane James, en sustitución de Nigel Farage, que dimitió tras el triunfo del 'brexit'. La hasta ahora portavoz de Interior del partido y miembro del Parlamento Europeo desde hace dos años se hizo con el 47% de los votos de los afiliados imponiéndose sobre los otros cuatro aspirantes Lisa Duffy, Bill Etheridge, Elizabeth Jones y Philip Broughton. «Me siento profundamente honrada de sustituir a Nigel», dijo la nueva líder del UKIP a los militantes en el congreso del partido en Bournemouth.

Gran favorita para suceder a Farage, aunque poco conocida entre el gran público -según una encuesta del instituto YouGov elaborada a principios de septiembre sólo un 8% de los británicos la conocían- el perfil de James, de 56 años, es menos polémico que el de su antecesor. «Haré todo lo posible para mantener el éxito político que él me entrega. (...) No soy como Nigel. Ni siquiera soy una versión 'light' de Nigel. Mi lenguaje es diferente, quizá no sea tan franca como él, pero siempre tendréis mi honestidad», proclamó la nueva dirigente del partido antieuropeo.

Su primera misión será asegurar la supervivencia de la formación. Logrado su gran objetivo, la salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE), y con su única cara visible, Nigel Farage, fuera del partido, el UKIP empezó ayer a reinventarse en el que es su primer congreso desde que los británicos decidieran salir del bloque comunitario. Sobre sus objetivos al frente del partido, James subrayó su intención de evitar una salida «descafeinada» de la UE y apostó por que el Reino Unido abandone el mercado único y rechace cualquier concesión en el control de las fronteras. Reino Unido «se ha embarcado en una nueva era», dijo antes de anticipar a que el UKIP aspira a convertirse en el primer partido de la oposición en el país. «Vamos a ser más listos que nuestros oponentes. Vamos a continuar construyendo (el partido) a partir de los éxitos electorales que ya hemos logrado, y vamos a superarlos», afirmó.

«¿Y ahora qué?»

En este sentido, Farage también se despidió de sus simpatizantes haciendo hincapié en su gran éxito político, el 'brexit'. «Mirando atrás, nunca podría haber soñado que conseguiríamos lo que hemos conseguido», declaró en su última intervención como líder del UKIP. «Juntos hemos cambiado el curso de la historia británica. Y nos cargamos a un primer ministro. Y nos libramos de su ministro de Finanzas. Y de un comisario europeo. Prometí que causaríamos un terremoto en la política británica y lo hemos hecho. Y ¿ahora qué?», se preguntó el ya exlíder del UKIP. «Ganamos la guerra, pero ahora debemos ganar la paz», haciendo alusión a las futuras negociaciones del 'brexit'.

James, que durante años participó como activista en grupos locales del Partido Conservador, se distanció de los 'tories' en 2007 y poco después fue elegida concejal independiente en el municipio de Waverley. En 2011 se unió al UKIP, donde ha ocupado el cargo de vicepresidenta y ha sido portavoz de las áreas de Justicia e Interior. En 2014 obtuvo un escaño en el Parlamento Europeo, donde levantó polémica el año pasado al defender la actuación de Rusia en Ucrania y expresar su admiración por Putin: «Se ha puesto en pie para defender a su país. Es muy nacionalista», argumentó entonces a la cadena de radio LBC.