La Rioja

París y Berlín quieren tener pactada la Europa sin Londres en marzo del 2017

El presidente francés, François Hollande, recibió ayer a la canciller alemana, Angela Merkel, en el palacio del Elíseo. :: Yoan Valat / efe
El presidente francés, François Hollande, recibió ayer a la canciller alemana, Angela Merkel, en el palacio del Elíseo. :: Yoan Valat / efe
  • Hollande y Merkel acuden hoy a Bratislava a consensuar una hoja de ruta con prioridades en seguridad, juventud y crecimiento

Francia y Alemania acuden hoy a la cumbre de Bratislava con el objetivo de que el futuro de la Unión Europea sin Reino Unido sea pactado entre los 27 Estados miembros no más tarde de marzo de 2017, fecha del 60 aniversario del Tratado de Roma. Las dos potencias del eje París-Berlín también pretenden que en la crucial cita de la capital eslovaca se definan como prioridades políticas la protección de los ciudadanos, el impulso a la innovación tecnológica y la apuesta por la juventud para superar la crisis existencial generada por el 'brexit'.

En la víspera de la primera cumbre comunitaria sin participación británica, François Hollande recibió a Angela Merkel en el palacio del Elíseo para perfilar unas propuestas comunes que sirvan para brindar una impresión de unidad en la desacompasada pareja francoalemana. Ambos reconocieron que Europa se encuentra en un momento clave de su existencia. «La UE debe frenar las inquietudes de su población para seguir siendo un continente de esperanza», dijo Merkel. «Pero también debemos subrayar lo que representa Europa, sus valores, su espíritu y sus bazas como ser la primera potencia económica mundial», planteó Hollande

Los dos mandatarios anunciaron su voluntad de establecer un plan de Bratislava que incluya una agenda, un calendario de trabajo y una hoja de ruta. «Queremos trabajar con los otros estados de la UE con un método incluyente. No queremos dejar a nadie en la cuneta», aseveró Merkel.

La pretensión del tándem francoalemán es que la cumbre de Bratislava se concentre en tres grandes prioridades: seguridad, crecimiento y juventud. «Debemos proteger a los europeos y garantizar la seguridad de las fronteras», señaló Hollande. Un documento de los ministros del Interior de ambos países propone a los demás socios trabajar de manera más coordinada en asuntos operativos como el descifrado de las comunicaciones codificadas de las células terroristas.El presidente francés agregó que «también debemos proteger a través de un nuevo impulso a la Europa de la defensa». El objetivo consiste en crear un estado mayor permanente con la misión de planificar y ejecutar las operaciones militares decididas por el Consejo Europeo. El futuro cuartel general estable dispondría entre sus nuevas capacidades de «fuerzas que se puedan proyectar al exterior de Europa», apuntó el mandatario galo.

Creación de empleo

La segunda prioridad es, en palabras de Hollande, «preparar el futuro». Se trata de apostar por las nuevas tecnologías, la digitalización de la economía y la transición energética como factores de crecimiento económico y de creación de empleo. Merkel puso como ejemplo el objetivo fijado por Bruselas de que en 2020 sea realidad el wifi en todas partes. En este capítulo se prevé ampliar las inversiones del 'plan Juncker'.

«Tiene que haber una promesa de empleo y de prosperidad para los jóvenes», proclamó la canciller al exponer la finalidad del tercer eje prioritario. Alcanzar esa meta pasa, entre otras cosas, por que Europa sea «un continente abierto al mundo y orgulloso de sus conquistas». «Tenemos un programa sobre la movilidad, los intercambios, las universidades y la investigación que puede dar a la cultura europea esa visión que permite unir a los pueblos antes que dividirlos», resumió Hollande.