La Rioja

Hillary vuelve al circo electoral

Hillary Clinton saluda antes de subir al avión para trasladarse a Carolina del Norte, donde reanudó su etapa después de tres días de reposo. :: Brian Snyder / Reuters
Hillary Clinton saluda antes de subir al avión para trasladarse a Carolina del Norte, donde reanudó su etapa después de tres días de reposo. :: Brian Snyder / Reuters
  • La candidata demócrata a la Casa Blanca reanuda su campaña, interrumpida por una neumonía

  • La reaparición de Clinton en un mitin en Carolina del Norte coincide con nuevos sondeos que le conceden un empate con su rival republicano

Hillary Clinton se dejó fotografiar ayer en el aeropuerto Westchester County, en White Plains (Nueva york) y con ello devolvió la normalidad a una campaña bronca y difícil que tuvo que interrumpir el domingo vencida por una neumonía. En tres días de reposo, la candidata del Partido Demócrata a la Casa Blanca ha tenido dos sustitutos de lujo, el presidente del país, Barack Obama, y su marido y expresidente, Bill Clinton. Pero cada minuto cuenta y su rival republicano, Donald Trump, ha conseguido remontar en las encuestas hasta un empate técnico, según el último sondeo publicado ayer por 'The New York Times'.

De modo que Hillary salió de casa, subió al avión y puso rumbo a Greensboro, Carolina del Norte, para ofrecer su primer mitin esta semana. Un viaje muy importante porque suponía además el reencuentro con los periodistas que siguen su campaña y que volaron con ella. Los mismos a los que el pasado domingo ocultó su estado y no dio explicaciones cuando tuvo que abandonar el acto en memoria del 15 aniversario del 11-S en Nueva York, mareada y deshidratada. La aspirante demócrata a la Casa Blanca reconoció su error al tratar de seguir en campaña pese a estar enferma, pero subrayó que «a dos meses de las elecciones el último lugar donde quería estar era en casa».

El equipo de campaña de Clinton divulgó el miércoles una carta de dos páginas elaborada por su doctora, Lisa Bardack, para disipar las dudas sobre su salud. En el informe Bardack asegura que la candidata «está sana y en forma para ser la presidenta de Estados Unidos». La doctora recuerda que durante este año Hillary Clinton solo ha sufrido una infección de oído en enero, además de la neumonía que la ha retirado desde el pasado domingo. Sus valores sanguíneos se muestran estables y sus problemas de tiroides también. Además, ha sufrido diversos episodios alérgicos

«Se siente estupendamente, está muy feliz de volver a la campaña», explicó ayer Maya Harris, una de sus asesoras políticas, en una rueda de prensa en Washington, a donde la candidata se dirigió por la noche para asistir a una gala del Instituto del Caucus Hispano del Congreso (CHCI). «Está pendiente de todos nosotros, así que no sorprende a nadie que esté de vuelta al trabajo incluso después de que fuera diagnosticada con neumonía, porque tenemos que seguir presionando», agregó Harris. Según reiteró la asesora política de Clinton, la aspirante demócrata «cree que no hay un minuto que perder».

La carrera de la candidata se ha tambaleado durante estos días de ausencia y su reaparición coincidió con la publicación del sondeo realizado por CBS News y el diario 'The New York Times' que pone de relieve un inquietante empate entre Hillary Clinton y Donald Trump en la intención de voto. A escasas dos semanas del primer debate entre ambos candidatos, Clinton obtiene una apretada ventaja de dos puntos (44% a 42%) en la encuesta, que cuando se concentra en los electores registrados para votar se amplía a cinco puntos a su favor (46% a 41%). Sin embargo, cuando el sondeo incluye a los otros dos candidatos minoritarios en disputa (Gary Johnson y Jill Stein), Clinton y Trump quedan empatados en un 42%.

Estos resultados son similares a los de otro sondeo divulgado el pasado miércoles por la Universidad Quinnipiac: cuando se considera a los cuatro candidatos, la paridad es absoluta entre Clinton y Trump. El estudio de CBS y 'The New York Times' también verificó una variación en el entusiasmo de los electores: mientras los republicanos mantienen el entusiasmo en su apoyo a Trump, el de los demócratas experimentó una súbita caída. En agosto, el 77% de los demócratas afirmaba estar por lo menos moderadamente entusiasmado con la candidatura de Clinton, aunque ahora ese nivel cayó al 64%. El porcentaje de los que dicen estar sumamente entusiasmados también cayó, de 47% a 38%.