La Rioja

Isabel Allende y Michelle Bachelet ayer durante los actos en recuerdo del golpe militar. :: A. Ibáñez / efe
Isabel Allende y Michelle Bachelet ayer durante los actos en recuerdo del golpe militar. :: A. Ibáñez / efe

Isabel Allende quiere ser presidenta de Chile

  • La hija del expresidente Salvador, crítica con Bachelet, anuncia su voluntad de ser candidata a las presidenciales del 2017

Una multitud de chilenos recordó ayer el 43 aniversario del golpe militar que derrocó al Gobierno de Salvador Allende con una marcha en la que no faltaron los disturbios entre los manifestantes y la Policía. Horas antes del acto, la hija del exmandatario socialista muerto el día de su derrocamiento, anunció su voluntad de ser candidata a la presidencia de Chile en el 2017.

Como es tradicional, la marcha fue convocada por la Agrupación de familiares de detenidos desaparecidos y avanzó desde el centro de la capital hasta el histórico Cementerio General para realizar un acto frente al Memorial de los Detenidos, Desaparecidos y Ejecutados Políticos durante la dictadura de Augusto Pinochet que se prolongó durante 17 años. Pero la conmemoración de homenaje a las víctimas fue interrumpida por decenas de encapuchados que lanzaron elementos incendiarios contra la Policía en las afueras del camposanto. Los activistas fueron dispersados con carros lanza agua y gases lacrimógenos en unos altercados que siguieron a los producidos el viernes y el sábado, cuando también hubo marchas en recuerdo del golpe que terminaron con fogatas, barricadas, incidentes y manifestantes detenidos.

Poco antes de la tradicional marcha, la presidenta Michelle Bachelet participó en el homenaje a Allende en el palacio presidencial de La Moneda. Allí fue donde el mandatario a cargo del Gobierno el 11 de septiembre de 1973 se negó a rendirse o a renunciar ante el ataque de las fuerzas comandadas por Pinochet y se disparó un tiro de fusil en la cabeza.

Popularidad a la baja

La mandataria socialista dijo que la memoria «es un instrumento poderoso para la paz». «Mientras la luz de la memoria siga viva, nadie estará vencido y nada estará olvidado», remarcó durante el acto. Elegida por segunda vez para la presidencia en 2014, Bachelet atraviesa su peor momento con una popularidad a la baja. Según la encuesta Adimark de septiembre, apenas el 19% de la población aprueba su gestión y un 77% la desaprueba. Otros sondeos son aún más desfavorables respecto de su liderazgo.

Las reformas emprendidas por la presidenta no están respondiendo a las expectativas generadas y eso hizo que se adelanten los postulantes a sucederla en el 2017. El expresidente Ricardo Lagos, también socialista, anunció hace un tiempo su «disponibilidad» para ser candidato. También se expresó en ese sentido el exsecretario general de la OEA, José Miguel Insulza.

No obstante, la gran sorpresa de este fin de semana la dio la senadora socialista de apellido ilustre. Isabel Allende, que es la presidenta del partido, anunció su predisposición a suceder a Bachelet durante la reunión del Consejo General de la agrupación.