La Rioja

Reino Unido construirá un muro para frenar a los inmigrantes en Calais

Dos operarios trabajan en la valla con la que se tratará de impedir el acceso de los inmigrantes al puerto de Calais. :: C. Platiau / REUTERS
Dos operarios trabajan en la valla con la que se tratará de impedir el acceso de los inmigrantes al puerto de Calais. :: C. Platiau / REUTERS
  • Costará 2,7 millones de euros y pasará a engrosar el arsenal de vallas y barreras erigidas en Europa para contener el flujo de refugiados

Reino Unido empezará a erigir este mes un muro antiinmigrantes en el puerto francés de Calais para impedir que los 'sin papeles' se suban a los camiones que viajan rumbo a las islas, según informó una autoridad británica. El muro, de cuatro metros de altura y un kilómetro de largo, será construido a lo largo de una carretera que conduce al puerto y será completado a finales de año.

La construcción será financiada por el Gobierno británico, según un acuerdo alcanzado en marzo con las autoridades francesas, y completará así una valla ya existente en el puerto y en la entrada al túnel del Canal de La Mancha. «Vamos a empezar a construir este nuevo muro muy pronto. Hemos construido la valla, ahora haremos el muro», explicó el secretario de Estado para Inmigración, Robert Goodwill, ante un comité parlamentario.

El muro costará 2,7 millones de euros, y pasará a engrosar el arsenal de vallas construidas en Europa, que se enfrenta a un constante flujo de inmigrantes. Hungría ha construido una valla en su frontera con Serbia y Austria ha anunciado a su vez planes para una gran valla en su frontera con Hungría, para intentar cortar la ruta de los Balcanes. «La gente todavía está entrando. Hemos puesto vallas y ahora vamos a construir un muro como parte del incremento de la seguridad en la zona», señaló Goodwill en una sesión en los Comunes. El anuncio del Gobierno de la primera ministra Theresa May se produce días después de que un grupo de refugiados e inmigrantes protagonizara varios incidentes en Calais al colocar troncos de árboles, carros de la compra y piedras para intentar detener los vehículos y subir a bordo.

La construcción estará dividida en dos secciones, que se instalarán a cada lado de la principal vía de acceso al puerto, y estará adornada con flores y plantas para reducir su impacto visual en la zona.

El mayor campamento de inmigrantes de Francia, en Calais, incrementó su población durante los últimos meses hasta alcanzar en agosto 7.000 personas, según las autoridades, y 9.000 según las organizaciones no gubernamentales que les atienden en la zona. La superpoblación aumentó las tensiones del campamento, con riñas entre migrantes y residentes cercanos. El lunes pasado, comerciantes, agricultores y camioneros bloquearon la autopista que lleva al puerto de Calais para pedir el desmantelamiento rápido de esta «jungla», como la denominaron.

Medidas de urgencia

«Las protestas son un grito de descontento, de verdadero hartazgo de la profesión», declaró a AFP David Sagnard, representante local de los transportistas, en referencia a los numerosos intentos de intrusiones de los migrantes que hacen todo lo posible para llegar a Reino Unido. «Lo que reclamamos es que haya medidas de urgencia para poder circular con total seguridad en la autopista A-16 y el eje portuario», añadió. Desde hace varios meses, los refugiados levantan barricadas en el eje portuario con barreras y árboles para obligar a los camiones a detenerse.

Los vecinos de Calais, con su alcaldesa, Natacha Bouchard, a la cabeza, protestaron para reclamar que el Gobierno declare el Calaisis (región de Calais) «en estado de catástrofe económica». Frédéric Van Gansbeke, portavoz del colectivo de empresas y comercios de Calais, afirmó que «no tenemos respuestas, así que tenemos que bloquear las cosas».

El pasado viernes, el ministro del Interior francés, Bernard Cazeneuve, estuvo de nuevo en Calais y reafirmó que la intención del Estado era el desmantelamiento de la «jungla» lo «más rápidamente posible», sin precisar una fecha. Una parte de la «jungla» fue desmantelada en marzo pero los migrantes siguen llegando de forma masiva.