La Rioja

Obama, a Erdogan: «Hay que terminar el trabajo» contra el Daesh

Barack Obama frente a Recep Tayyip Erdogan en China.
Barack Obama frente a Recep Tayyip Erdogan en China. / Reuters
  • Ambos presidentes acuerdan continuar impulsando una "transición política pacífica" para Siria

  • El presidente de EE UU ha mostrado el apoyo de su Gobierno a su homólogo turco para garantizar que los responsables del fallido golpe de Estado sean llevados ante la justicia

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha valorado este domingo el trabajo junto a Turquía para debilitar al autodenominado Estado Islámico (EI) en Siria, pero ha comunicado a su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan que "ahora tenemos que terminar el trabajo".

"Nuestros ejércitos, nuestro refuerzo de la ley y la cooperación en inteligencia han ayudado a hacer retroceder al EI, especialmente a lo largo de la frontera entre Turquía y Siria. Pero ahora tenemos que terminar el trabajo", le ha dicho Obama a Erdogan en un encuentro en Hangzhou (China), donde hoy comienza la cumbre del G20.

Obama y Erdogan acordaron también continuar impulsando una "transición política pacífica" para Siria, ha afirmado el presidente de EE UU durante el primer encuentro entre ambos desde el fallido golpe de Estado en Turquía del pasado julio.

Cooperación contra los golpistas

Precisamente, el presidente de Estados Unidos ha asegurado este domingo a su homólogo turco que su Gobierno cooperará con Turquía para garantizar que los responsables del fallido golpe de Estado del 15 de julio son llevados ante la justicia.

El fallido golpe de Estado del 15 de julio dejó más de 200 muertos en Turquía y ha llevado a las autoridades turcas a cesar y arrestar a miles de militares y funcionarios públicos por su supuesta relación con la asonada militar.

El Gobierno de Ankara culpa al clérigo Fethulá Gulen de ser el cerebro e impulsor del golpe de Estado, una acusación que él rechaza desde su exilio en Estados Unidos. Antiguo aliado de Erdogan, Gulen es el líder de Hizmet (Servicio), un movimiento islamista al que las autoridades acusan de estar intentando derrocar al Ejecutivo desde el interior de la administración.

Alto el fuego en Siria

Asimismo, Barack Obama ha asegurado que su Gobierno trabaja "contrarreloj" con Rusia para lograr un alto el fuego en Siria que permita introducir más ayuda humanitaria al país, aunque ha admitido que es escéptico sobre poder cerrarlo.

"No hemos llegado aún (al final del acuerdo). Y, como es lógico, considerando los fracasos previos en el cese de hostilidades, lo afrontamos con cierto escepticismo", ha subrayado Obama.

A su vez, ha defendido la necesidad de negociar con la parte rusa, mientras el secretario de Estado de EE UU, John Kerry, y el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, mantienen discusiones para llegar a un acuerdo de cooperación entre los Ejércitos de ambos países en Siria.

Si bien Obama admitió que garantizar el acceso humanitario sobre el terreno en Siria es el "preámbulo para una transición política" en el país, reconoció que se trata de "un asunto muy complicado".