Vida en el mar Muerto

Vida en el mar Muerto

Cuando Abir Sultan (Israel, 1985) comenzó a trabajar como fotógrafo en la Unidad de Portavoces del Ejército israelí documentando asuntos como la desconexión de los asentamientos judíos de Gaza o la Segunda Guerra del Líbano, no podía imaginar que, pasado algún tiempo, el destino le colocaría ante imágenes como la que acompaña estas letras. Esta suerte de composición, que bien parece salida de un sueño, está sacada en el mar Muerto. El punto más bajo de la Tierra, pero ciertamente no el menos bello, según el astronauta francés Thomas Pesquet, uno de los pocos afortunados que han podido contemplarlo desde el cielo, aparece teñido de verde mientras, sobre una formación salina, dos bañistas contemplan un árbol.

En ese lugar en el que la cantidad de sal no permite la existencia de ningún organismo vivo, como dispuesto a contradecir las leyes de la naturaleza, el árbol se mantiene inmutable ante los ojos de los visitantes. Su presencia parece decidida a confirmar lo que hace no demasiado tiempo descubrieron varios científicos israelo-alemanes: la existencia de nuevas formas de vida en los manantiales de agua dulce subacuáticos de ese mar... supuestamente muerto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos