La única autonomía sin vías electrificadas

Vía del año 1886, en Usagre (Badajoz). ::  r. c./
Vía del año 1886, en Usagre (Badajoz). :: r. c.

Extremadura es la única comunidad autónoma que no tiene un solo kilómetro de vía férrea electrificada, que es la que necesita el AVE para circular. Y aún tendrá que esperar para verlas.

El pasado 13 de julio, el ministro de Fomento anunció que la nueva plataforma entre Badajoz y Plasencia (178,6 kilómetros) estará terminada en el año 2019 y electrificada en 2020. El problema es que el tramo Badajoz-Plasencia es solo una parte del viaje entre la principal ciudad extremeña y la capital del país. Desde Plasencia hasta Madrid, las obras para mejorar la plataforma actual van más retrasadas que en Extremadura.

La previsión es que el tramo Plasencia-Talayuela esté listo en el año 2023. Cuando eso suceda, se podrá ir de Madrid a Badajoz en dos horas y 53 minutos sin contar el tiempo de las paradas -ahora son casi cinco horas y media-, según dijo este verano Íñigo de la Serna. En todo caso, lo que antes o después tendrá Extremadura será un «tren diésel de altas prestaciones». «Velocidad alta» le han llamado también los políticos y técnicos más de una vez, para evitar referirse a la alta velocidad, que es otra cosa.

Estas cuestiones son rutinarias en el debate público extremeño, junto a las informaciones sobre averías. El pasado 13 de julio, horas después de que el ministrro anunciara los nuevos plazos para disfrutar de un servicio mejor, un vagón del tren Madrid-Badajoz echó a arder. 90 pasajeros tuvieron que desalojar los compartimentos y esperar la llegada de un autobús que los trasladó a su destino.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos