Un tuit racista de Roseanne Barr condena a su exitosa serie

Roseanne Barr./
Roseanne Barr.

LLAMÓ 'SIMIO' A UNA ASESORA DE OBAMA.

La actriz Roseanne Barr, que en los años ochenta y noventa alcanzó una inmensa popularidad en Estados Unidos como protagonista de la comedia 'Roseanne' y este año ha encarnado el mismo papel en un exitoso 'revival', ha condenado ahora a la serie por culpa de un comentario racista sobre Valerie Jarrett, exconsejera y amiga de Barack Obama. «Si la hermandad de musulmanes y el planeta de los simios tuvieran un bebé, sería VJ», dijo en alusión a Jarrett, de piel oscura y nacida en Irán.

Ante la riada de críticas, Barr, de 65 años y que nunca ha ocultado su simpatía por las políticas de Donald Trump, trató en un primer momento de justificarse apostillando que «los musulmanes no son una raza», aunque más tarde borró el tuit y pidió perdón: «Pido disculpas a Valerie Jarrett y a todos los estadounidenses. Lamento mucho haber hecho una mala broma sobre sus políticas y su aspecto. Debería haber sido más sensata. Perdonad mi broma de mal gusto».

No fue suficiente, y las reacciones en Hollywood no se hicieron esperar. Una de las guionistas de la serie, Wanda Sykes, tuiteó ayer su intención de abandonarla, y el productor y escritor Michael Green prometió que «cualquier actor que abandone 'Roseanne' como protesta tendrá trabajo en mi próxima serie». Poco después, la cadena ABC, que pertenece al grupo Disney, publicó un comunicado firmado por el presidente, Channing Dungey, anunciando medidas drásticas: «La afirmación de Roseanne en Twitter es abominable, repugnante e incompatible con nuestros valores, y hemos decidido cancelar la serie». Una decisión difícil, puesto que el 'revival' de 'Roseanne' ha sido uno de los grandes éxitos de la temporada: en su primer capítulo reunió ante el televisor a más de 18 millones de espectadores, y se ha mantenido por encima de los diez millones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos