Tenis contra el gas lacrimógeno

Tenis contra el gas lacrimógeno

Seis manifestantes y dos policías resultaron heridos durante el desalojo esta semana de un campamento de activistas instalados en el bosque de Notre-Dame-des-Landes, en el noroeste de Francia, a un puñado de kilómetros de Nantes, para impedir la construcción de un gran aeropuerto. El proyecto del Gobierno galo data de los años setenta y abarcaba un terreno de 2.000 hectáreas, declarado al efecto como ZAD (Zona de Desarrollo Diferido). Manteniendo las mismas siglas, las fuerzas opuestas al aeródromo rebautizaron el espacio como Zona A Defender, por considerar que la obra afectaría de forma negativa al medio ambiente y a la actividad de los agricultores locales. A pesar de que el pasado mes de enero el Ejecutivo de Emmanuel Macron anunció su renuncia definitiva a la obra, los concentrados decidieron permanecer en el bosque para asegurarse de que los terrenos, ya expropiados, sean utilizados con fines ecológicos y no especulativos. 2.500 agentes participaron en el desalojo, durante el que se produjeron cargas policiales y lanzamientos de proyectiles caseros por parte de los activistas. En la imagen, uno de ellos se dispone a devolver a la Policía un bote de gas lacrimógeno con una raqueta de tenis.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos