La taxista de Irak

La taxista de Irak

Kifah Umm es la primera mujer que se gana la vida en Bagdad al volante de su coche

PEDRO MUÑOZ

Kifah Umm Ali es una iraquí poco convencional; no está casada, vive sola y conduce un taxi, lo que la convierte en la primera que se gana la vida como profesional del volante en un país donde las mujeres no tienen, ni de lejos, los mismos derechos que los hombres. Así que esta taxista que cada mañana recorre las calles de Bagdad es vista como un símbolo de libertad y emancipación; un ejemplo de cómo reclamar derechos y romper con la tradición del islam más sectario de someter a la mujer. Y, desde luego, observarla a los mandos de su vehículo recogiendo clientes hombres es una formidable noticia que ayuda a derribar prejuicios.

Kifah, eso sí, cumple a rajatabla los códigos de su religión en cuanto al atuendo público. Cuando conduce lo hace ataviada con el tradicional chador. En la intimidad de su modesto apartamento de Bagdad se permite algún toque más alegre. En un reportaje de la cadena Euronews, aparece cocinando unas patatas en un diminuto hornillo vestida con tonos azules claros.

A sus 50 años, cuenta a los periodistas que quería una vida diferente de las mujeres de su edad, metidas en casa y volcadas en el cuidado de su marido e hijos. «Aprendí a conducir hace tres años y tenía un automóvil. Estaba buscando trabajo, así que me convertí en taxista porque no era necesario ningún diploma, únicamente estar en posesión del carné», confiesa.

El interior de su taxi tiene un toque 'kitsch' con el asiento, el volante, el retrovisor y la palanca de cambios forrada con algo parecido a piel sintética de leopardo. Más alla de los gustos, el coche le ha dado su anhelada independencia, sin necesidad de vivir a la sombra de un hombre. Lo que más desea ahora es que su caso no sea el único y otras compatriotas se decidan a quebrar esas normas sociales no escritas, que resultan las más complicadas de derribar porque nadie las cuestiona. Kifah sí lo ha hecho. Sus ingresos le permiten ser autosuficiente. Y, aunque su vida es sobria, es más libre que la mayoría de las iraquíes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos