El paraíso a precio de ganga

Vista desde las alturas, la isla de Colom se presenta como un destino de embarcaciones de recreo. :: r. c. /
Vista desde las alturas, la isla de Colom se presenta como un destino de embarcaciones de recreo. :: r. c.

Un inversor de origen cubano, Álex Meruelo, dueño de un banco y un club de la NBA, compra por 3,2 millones el islote balear de Colom tras una sustanciosa rebaja

ANTONIO PANIAGUA

La isla de Colom, que tardaba en encontrar comprador, ya tiene propietario. Después de un largo tira y afloja, el nuevo dueño se la ha llevado a precio de ganga. Pedían 5,2 millones de euros y al final ha sido adquirida por 3,2, lo que significa una rebaja del 37%. El territorio tiene una superficie de 58 hectáreas y pertenece administrativamente al municipio de Mahón, al norte de Menorca.

El año pasado, la agencia Ses Moreres anunció su venta en el portal inmobiliario Fotocasa por 5,2 millones de euros, un canal poco frecuente para liquidar una propiedad de estas características. Al menos los anunciantes consiguieron que se hablara de ella, porque la noticia circuló a la velocidad de la luz y pronto se convirtió en viral. No en balde, la web de la agencia recibió 100.000 visitas en apenas una hora, aunque eran muy pocos los dispuestos a soltar la pasta. No hubo más remedio que entrar en la espiral del regateo.

La compra se consumó la semana pasada, después de unas cuantas propuestas que no llegaron a cristalizar. En la operación firma como nuevo propietario Meruelo Investments, detrás de la cual se encuentra el empresario y banquero Álex Meruelo, un hijo de inmigrantes cubanos y que en la actualidad es accionista mayoritario de entidades financieras como Bancorp, sociedad matriz del Banco Nacional de California. Meruelo es un devoto del baloncesto, como demostró en 2011, cuando compró los Hawks de Atlanta. Así, figura como el primer dueño latino de un club que compite en la NBA.

La venta ha sido compleja, dado que la isla pertenecía a 16 propietarios distintos. Meruelo ha presentado la oferta más generosa y la posibilidad de que los antiguos dueños y sus familiares disfruten de las bellezas del territorio hasta octubre. Un inversor francés también pugnaba por hacerse con la propiedad de Colom.

Más allá de a qué patrimonio haya ido a parar, lo cierto es que su nuevo dueño es un privilegiado que podrá disfrutar de dos estupendas playas para su solaz exclusivo: Els Tamarells y Arenal d'en Moro. Emplazadas en la costa oeste de la isla, están resguardadas del viento de tramontana, circunstancia que las convierte en destino frecuente de navegantes en busca de refugio. Sus aguas azules y cristalinas imprimen al paraje un halo evocador y una bella estampa. Si se alza la vista, el viajero puede gozar con las evoluciones de las aves marinas que pueblan el lugar, entre las que destacan el águila pescadora y el cuervo marino gigante.

La isla está muy protegida, por lo que en principio no hay que temer que se produzcan desaguisados urbanísticos. A escasos 200 metros de Menorca, Colom está integrada en el parque natural S'Albufera des Grau. A principios del siglo XX fue adquirida por una familia menorquina, los Roca, que pagaron por ella 7.850 pesetas en 1904.

Casa y almacén

El paraje dispone de varias edificaciones. Hay una vivienda principal de 100 metros cuadrados del siglo XVIII que cuenta con seis habitaciones. Está dotada de un espacio de 30 metros que funciona como almacén. Además existe una cabaña de madera de 135 metros cuadrados con dos habitaciones, cocina, salón y baño. No faltan tampoco vestigios históricos, entre ellos una basílica paleocristiana descubierta en 1967. En sus alrededores se recogieron fragmentos de lucernas de probable procedencia norteafricana que datan del siglo IV d. C, así como restos de cerámica 'sigillata clara' que los expertos sitúan entre los siglos IV y VII d. C.

El islote sirvió de lazareto provisional cuando a mediados de 1785 recalaban en él los esclavos españoles que permanecían en manos de los argelinos. Ya en el siglo XX los terrenos, que al principio sólo se destinaban a usos agrícolas y ganaderos, se convirtieron en explotaciones mineras de las que se extraía hierro, cobre y zinc.

Su primer propietario, Antonio Roca y Várez, hombre de gran cultura que atesoraba una espléndida biblioteca, poseía un don para la música. Tanto es así que inventó un litófono, una especie de piano de piedra que fue presentado como gran novedad en la Exposición Partenopea de Nápoles en 1901.

Adscrita a Mahón

Este paraje tan singular, situado a escasos 200 metros al norte de Menorca, salió a la venta hace ya ocho años. Pertenece al municipio de Mahón y tiene dos playas.

es el descuento logrado por la sociedad que ha adquirido la isla. Ha sido vendida por 3,2 millones de euros, cuando al principio se pedían 5,2.

Parque natural

Antonio Roca y Várez adquirió el terreno en una subasta en 1904. Desde entonces era la residencia de verano de sus descendientes. La isla estaba en manos de 16 propietarios. Forma parte del parque natural de S'Albufera des Grau. Fue lazareto, explotación agrícola y luego minera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos