La modelo a la que nadie creyó

La modelo a la que nadie creyó

L. GÓMEZ

A escasas horas de la gala de los Oscar, hay un nombre que nadie desea pronunciar en la influyente comunidad cinematográfica de Hollywood. Su sola mención provoca asco y remueve conciencias entre bastantes poderosos que callaron. Son muchas las actrices y modelos que han elevado la voz para denunciar los abusos sexuales que sufrieron por parte de Harvey Weinstein. La lista de víctimas de este 'intocable' hasta hace pocos meses es interminable: Salma Hayek, Angelina Jolie, Gwyneth Paltrow, Rose McGowan, Léa Seydoux, Cara Delevingne, Kate Beckinsale... Que se sepa.

Por desgracia, tuvo que pasar mucho tiempo hasta descubrir al monstruo de Weinstein, cuya productora se declaró hace poco en bancarrota. La primera en destapar el escándalo fue la modelo Ambra Battilana. Tras varios años sin poder trabajar en la industria, ha regresado triunfal a las pasarelas de Milán. La top italiana, que en 2015 sacó a la palestra a Weinstein, ha sido víctima por partida doble, ya que padeció el maltrato personal y profesional, que a punto estuvo de arruinar su prometedora carrera, justo en el momento en que comenzaba a despegar.

Como tantas otras mujeres, sufrió el rechazo de la misma industria que ahora ha vuelto a abrirle las puertas. Su credibilidad fue cuestionada. A sus 24 años, Ambra Battilana recupera su carrera, pero en absoluto olvida la marginación que ha sufrido durante los dos últimos años por parte de muchos diseñadores que prefirieron ponerse de parte del productor. «Veía tantos desfiles con chicas como yo y nadie se molestó o intentó siquiera enviar mis fotos, porque era muy difícil venderme. Mi nombre estaba manchado», reflexiona. «Fue imposible porque los modistos no querían ensuciar sus marcas», lamenta.

Tras varios años sin trabajar, Ambra Battilana regresó triunfal a la pasarela de Milán

Con la reputación por los suelos, el caché de Ambra Battilana se desplomó tras denunciar su caso a la Policía. La modelo tiene buenas palabras para firmas como Armani, Cavalli y Dsquared2. «Son quienes realmente construyen un buen currículo», defiende. «Pero después de aquello, fue difícil trabajar incluso con marcas más normales. Fue un desastre», repite. Ambra cayó en la depresión y aumentó notablemente de peso, pero, tras el parón, se la vuelve a ver feliz. De la mano del diseñador Rocco Barocco, la moda recupera, por fin, a una de las grandes.

Ambra Battilana fue la primera en destapar los abusos de Weinstein.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos