«No merece la pena morir por unas tetas»

«Mi nombre es Shannon Montgomery y tengo cáncer. No hubiera imaginado jamás que tendría que decir una frase como ésta, pero el 27 de octubre de 2016 se convirtió en mi realidad». Todo empezó con una mastitis, pero cualquier mujer que haya amamantado sabe que sus pechos «hacen cosas locas cuando estás dando el pecho». Algo se olía, no obstante, porque es enfermera.

«No soy una amargada y tampoco estoy enfadada. El cáncer ha sido una bendición, no un castigo o una maldición. Sin haberme enfrentado a mi inmortalidad y darme cuenta de lo fugaz que es la vida, probablemente no la estaría disfrutando tanto. La vida tiene que ver con el viaje, no con el destino. No merece la pena morir por unas tetas. Así que estoy fabulosa y plana. Estoy orgullosa de mis heridas de guerra. He aprendido a querer y apreciar mi cuerpo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos