Se llevan las superposiciones

Un diseño de Menchen Tomas. /
Un diseño de Menchen Tomas.

Regresa una tendencia que allá por el año 2000 llegó pisando fuerte y creó estilismos imposibles hasta llegar a lo excéntrico

Inmaculada González
INMACULADA GONZÁLEZLogroño

Hay tendencias que se mantienen en el tiempo y se convierten en un imprescindible del fondo de armario y, sin embargo, hay otras que van y vienen y se recuperan de temporadas pasadas. Es el caso de las superposiciones. Una tendencia que allá por el año 2000 llegó pisando fuerte y creó estilismos imposibles hasta llegar al límite de lo excéntrico. Pues bien, 17 años después la tendencia de las superposiciones vuelve algo más sofisticada para dar un toque de atrevimiento y distinción a los looks de fiesta y del streetstyle.

Tres diseños de Juan Carlos Pajares.

Más allá de los clásicos chalecos, las superposiciones llegan en tops palabra de honor, camisetas básicas que se colocan bajo vestidos lenceros dándoles un toque moderno y transgresor o mediante prendas que simulan ser amplios vestidos que se colocan encima de jerséis de punto restándoles elegancia y dando un paso más hacia el estilo sporty chic. Menchén Tomás toma esta directriz en sus diseños para este otoño donde, además, los contrastes de color reinan en las superposiciones mezclando tonos cálidos con fríos y combinando diferentes texturas.

Dos diseños de Threeones y uno de Juan Carlos Pajares.

Los corpiños quedan lejos de su versión más sensual y se convierten en un complemento de camisas oversize, asimétricas o incluso prendas de lana o cuero. La firma Threeones se atreve, además, con prendas y accesorios creados en exclusiva para tal fin, elementos que si no se usan superpuestos pierden su esencia.

Las faldas y vestidos se colocan encima de leggins y pantalones e incluso se combinan con shorts o se mezclan diferentes alturas, cortes y colores de faldas o vestidos. Todo vale para crear un efecto óptico en el que entran en juego diferentes capas, colores y texturas. El diseñador Juan Pajares sabe lo que hace en su colección de otoño-invierno donde muestra el amplio abanico de posibilidades que ofrecen las superposiciones.

Este otoño jugamos al despiste superponiendo y creando infinidad de posibilidades de prendas que, en principio, sólo creíamos que tenían una versión de sí mismas o de combinación y aprendemos a sacarles partido colocándolas de maneras que sólo esta temporada permite sin caer en errores ni excesos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos