«No soy heroína; simplemente no quería morir»

«Luché duro contra la quimioterapia. Literalmente, me estaba matando y luché más fuerte de lo que nunca he luchado por nada. Pensé que era dura, pero nunca lo sabes hasta que luchas por tu vida», sostiene. «Mis amigos me llaman heroína. No lo soy. Simplemente, no quería morir. Tengo 52 años y soy una superviviente, pero también siento la culpa del superviviente. He perdido tanta familia y tantos seres queridos por el cáncer que muchas veces me pregunto por qué he sobrevivido y ellos no. Supongo que aún tengo cosas por hacer y que mi historia no ha acabado», reflexiona.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos