Blanca Padilla, la modelo que nada calla

Blanca Padilla tiene por norma no callarse nada. Por eso la modelo española se ha convertido en una de las top más respetadas. «A veces noto que me han robado mis veinte años. Yo debería estar viviendo unas cosas totalmente distintas. La gente dirá 'venga, que no estás en una mina'. He sacrificado la dirección que yo creía que iba a tener mi vida», dijo en una ocasión. Otra vez se soltó el pelo sobre cómo vivían muchas compañeras: ««Los apartamentos de las modelos son sucios, muy sucios. La gente no se lo imagina».

Padilla tampoco se muerde la lengua sobre el 'estilo' de algunas estrellas de las pasarelas: «Las más experimentadas son al final las más amables porque saben por lo que pasan las niñas. Las que llevan cuatro años que se creen las divinas de turno, ésas son las más arpías», sentenció. También ha alertado sobre los 'peligros' que las acechan: «Fuera de los trastornos alimenticios, las modelos sufren mucho. Muchas recurren al alcohol y luego no las puedes ver sin una copa de cerveza, vino, champán... Cocaína mucho. Pero yo nunca he probado las drogas. He visto cómo una niña que no había comido nada en todo el día le ofrecía mis cacahuetes y decía 'vale, esta es mi cena'. Hay una presión que no te imaginas». Pese a hablar claro y arte, su arte y sinceridad la llevarán a repetir en el esperado desfile de Victoria's Secret.

Fotos

Vídeos